Porque está ahí: comercializando el Monte Everest

Atasco en el Everest, AFP

El 15 de mayo de 2006, a sólo 300 metros de la cima del Everest, David Sharp se sentó justo al lado de la ruta de escalada muriéndose, hambriento de oxígeno, ahogándose lentamente mientras sus pulmones se llenaban de sus propios fluidos y sus brazos y piernas se congelaban.

Aunque horrible, esta no era una forma poco común de morir en la «zona de la muerte» del Everest. Lo que perturbó al mundo fue que aproximadamente 40 escaladores ignoraron la difícil situación de este hombre mientras se dirigían a la cima.

En la década de 1990 surgieron fuertes críticas a la falta de voluntad de los escaladores de los grupos comerciales para ayudar a otros alpinistas en situaciones de peligro de muerte, liderados por Sir Edmund Hillary. Luego se intensificó en respuesta a la muerte solitaria de Sharp.

Un maratón en el Monte Everest. Cada vez más personas que escalan el pico más alto del mundo están cambiando la cultura de los escaladores. EPA/Himex

El gran número de libros e informes de los medios de comunicación sobre el tema sugeriría que las actitudes de los escaladores modernos carecen de lógica y que la comercialización de la escalada del Everest es la culpable.

El investigador Benno Torgler y yo nos sentimos estimulados por el comentario de Hillary de que en su época su expedición nunca habría «dejado morir a un hombre en una montaña» y nos propusimos investigar si la comercialización ha tenido un efecto significativo en el comportamiento preexistente de las expediciones al Himalaya, a la que Hillary se refirió como la «hermandad de la cuerda».

Aunque los conocimientos científicos sobre cómo se comportan los humanos en situaciones extremas son limitados, la mayoría de nosotros creemos que no dejaríamos que alguien muriera en busca de la gloria personal.

Pero, ¿ha sido reemplazada la hermandad de la cuerda por lo que el alpinista Jon Krakauer ha descrito como «individuos atléticos y estéticamente indignos que están profanando y degradando las cimas sagradas»?

Si bien el período de precomercialización se caracterizó por fuertes y repetidas interacciones de cooperación, los clientes comerciales, que están menos capacitados y es poco probable que regresen una vez que hayan «hecho cumbre» con éxito, pagan alrededor de 50.000 dólares de los EE.UU. a los escaladores experimentados para que los lleven a la cima.

Un yak lleva el equipo de los excursionistas al campamento base del Everest. ¿El aumento del número de escaladores comerciales en el Monte Everest ha incrementado el riesgo para todos los que están en la montaña? AAP/Jennifer Ennion

Como investigadores del Grupo de Economía del Comportamiento de Queensland (QuBE) en Australia, analizamos más de 60 años de datos sobre la escalada del Himalaya que abarcaban más de 6.300 expediciones, 285 picos y más de 47.000 miembros de la expedición.

Un simple análisis demostró que después de una muerte en las expediciones comerciales, sus miembros continuaron registrando escaladas exitosas en el 80,6% de los casos, pero sólo el 37,8% de las expediciones no comerciales continuaron después de una muerte. Un análisis más profundo, en el que se controlaron las diferencias entre los grupos comerciales y no comerciales, como el tamaño del grupo, la duración de la expedición, el número de personas contratadas y el material de apoyo (cuerda y el uso de oxígeno), también arrojó un resultado similar.

Una muerte en una expedición no comercial tiene un impacto negativo muy significativo en la probabilidad de éxito (24,3%), lo que indica la voluntad de detener o abandonar las expediciones. Sin embargo, este resultado no se encontró en las expediciones comerciales, en las que la muerte de un miembro de la expedición no tuvo un impacto estadísticamente significativo en el éxito.

Este cambio de comportamiento entre los escaladores tradicionales podría indicar que la comercialización ha eliminado el incentivo de cooperar en entornos de alto riesgo donde los comportamientos pro-sociales y de ayuda pueden ser factores vitales para reducir el riesgo de los escaladores y aumentar las tasas de supervivencia.

Los resultados también sugieren que el resto de los comportamientos pro-sociales observados en los últimos tiempos pueden estar fuertemente impulsados por las actitudes y el comportamiento de los sherpas.

Vale la pena recordar la humildad del Sherpa Tenzing Norgay que después de la primera cumbre exitosa del Monte Everest hace más de 60 años (29 de mayo de 1953) cuando respondió a un periodista que le preguntó qué se sentía al ser un gran hombre: «es el Everest el que hace grandes a los hombres».

¿Se puede decir lo mismo del cliente comercial que compra su camino a la cumbre?

 

y The Conversation

Redacción