6 consejos para detectar noticias científicas falsas

Marc Zimmer. Profesor de Química, Connecticut College

Soy profesor de química, tengo un doctorado y realizo mis propias investigaciones científicas, pero al consumir medios de comunicación, incluso yo necesito preguntarme con frecuencia: «¿Esto es ciencia o es ficción?»

Hay muchas razones por las que una historia científica puede no ser sólida. Los charlatanes se aprovechan de la complejidad de la ciencia, algunos proveedores de contenidos no saben distinguir la ciencia mala de la buena y algunos políticos venden ciencia falsa para apoyar sus posiciones.

Si la ciencia parece demasiado buena para ser cierta o demasiado descabellada para ser real, o apoya muy convenientemente una causa controvertida, es posible que quieras comprobar su veracidad.

He aquí seis consejos que le ayudarán a detectar la ciencia falsa.

 

Consejo 1: Busque el sello de aprobación de la revisión por pares
Los científicos confían en los artículos de las revistas para compartir sus resultados científicos. Permiten que el mundo vea qué investigación se ha realizado y cómo.

Una vez que los investigadores están seguros de sus resultados, redactan un manuscrito y lo envían a una revista. Los editores remiten los manuscritos enviados a al menos dos revisores externos expertos en el tema. Estos revisores pueden sugerir que se rechace el manuscrito, que se publique tal cual o que se devuelva a los científicos para que realicen más experimentos. Ese proceso se llama «revisión por pares».

Las investigaciones publicadas en revistas con revisión por pares han sido sometidas a un riguroso control de calidad por parte de expertos. Cada año, unas 2.800 revistas revisadas por pares publican aproximadamente 1,8 millones de artículos científicos. El conjunto de conocimientos científicos evoluciona y se actualiza constantemente, pero usted puede confiar en que la ciencia que describen estas revistas es sólida. Las políticas de retractación ayudan a corregir el registro si se descubren errores después de la publicación.

La revisión por pares lleva meses. Para que se sepa más rápido, los científicos a veces publican sus trabajos de investigación en lo que se llama un servidor de preimpresiones. A menudo llevan la palabra «RXiv» (pronunciado «archivo») en su nombre: MedRXiv, BioRXiv, etc. Estos artículos no han sido revisados por pares y, por tanto, no están validados por otros científicos. Los preprints ofrecen la oportunidad de que otros científicos evalúen y utilicen la investigación como bloques de construcción en su propio trabajo antes.

¿Cuánto tiempo lleva este trabajo en el servidor de preprints? Si han pasado meses y aún no se ha publicado en la literatura revisada por pares, sea muy escéptico. ¿Los científicos que han presentado el preprint pertenecen a una institución de prestigio? Durante la crisis del COVID-19, cuando los investigadores se apresuraron a comprender un nuevo y peligroso virus y a desarrollar tratamientos que salvaran vidas, los servidores de preimpresos se llenaron de datos científicos inmaduros y no probados. Se han sacrificado los rigurosos estándares de investigación por la rapidez.

Una última advertencia: Esté atento a las investigaciones publicadas en las llamadas revistas depredadoras. No revisan los manuscritos por pares y cobran a los autores una tarifa por publicarlos. Los artículos de cualquiera de las miles de revistas depredadoras conocidas deben tratarse con gran escepticismo.

noticias científicas falsas

Consejo 2: Busque sus propios puntos ciegos
Tenga cuidado con los prejuicios de su propio pensamiento que podrían predisponerle a caer en una noticia científica falsa en particular.

Las personas dan a sus propios recuerdos y experiencias más credibilidad de la que merecen, lo que dificulta la aceptación de nuevas ideas y teorías. Los psicólogos llaman a esta peculiaridad el sesgo de disponibilidad. Es un atajo incorporado muy útil cuando se necesita tomar decisiones rápidas y no se tiene tiempo para analizar críticamente muchos datos, pero estropea las habilidades de comprobación de los hechos.

En la lucha por la atención, las declaraciones sensacionalistas superan a los hechos poco emocionantes, pero más probables. La tendencia a sobrestimar la probabilidad de los sucesos vívidos se denomina sesgo de saliencia. Lleva a la gente a creer erróneamente en descubrimientos exagerados y a confiar en políticos seguros de sí mismos en lugar de en científicos prudentes.

También puede haber un sesgo de confirmación. La gente tiende a dar crédito a las noticias que se ajustan a sus creencias. Esta tendencia ayuda a los negacionistas del cambio climático y a los defensores de las vacunas a creer en sus causas a pesar del consenso científico en su contra.

Los proveedores de noticias falsas conocen las debilidades de las mentes humanas e intentan aprovecharse de estos sesgos naturales. La formación puede ayudarle a reconocer y superar sus propios sesgos cognitivos.

Consejo 3: Correlación no es causalidad
El hecho de que puedas ver una relación entre dos cosas no significa necesariamente que una cause la otra.

Aunque las encuestas demuestren que las personas que viven más tiempo beben más vino tinto, eso no significa que un trago diario vaya a alargar su vida. Podría ser simplemente que los bebedores de vino tinto son más ricos y tienen una mejor atención sanitaria, por ejemplo. Esté atento a este error en las noticias sobre nutrición.

noticias científicas falsas

Consejo 4: ¿Quiénes fueron los sujetos del estudio?
Si un estudio utilizó sujetos humanos, compruebe si fue controlado con placebo. Esto significa que algunos participantes son asignados al azar para recibir el tratamiento -como una nueva vacuna- y otros reciben una versión falsa que creen que es real, el placebo. De este modo, los investigadores pueden saber si los efectos que observan se deben al fármaco que se está probando.

Los mejores ensayos son también doblemente ciegos: Para eliminar cualquier sesgo o idea preconcebida, ni los investigadores ni los voluntarios saben quién recibe el medicamento activo o el placebo.

El tamaño del ensayo también es importante. Cuando se inscriben más pacientes, los investigadores pueden identificar antes los problemas de seguridad y los efectos beneficiosos, y cualquier diferencia entre subgrupos es más evidente. Los ensayos clínicos pueden tener miles de sujetos, pero algunos estudios científicos en los que participan personas son mucho más pequeños; deben abordar cómo han logrado la confianza estadística que dicen tener.

Compruebe que cualquier investigación sanitaria se ha realizado realmente en personas. El hecho de que un determinado medicamento funcione en ratas o ratones no significa que vaya a funcionar en su caso.

Consejo 5: La ciencia no necesita «bandos
Aunque un debate político requiere dos bandos opuestos, un consenso científico no los necesita. Cuando los medios de comunicación interpretan que la objetividad significa igualdad de tiempo, se socava la ciencia.

Consejo 6: Informar con claridad y honestidad puede no ser el objetivo
Para captar la atención de su audiencia, los programas matutinos y las tertulias necesitan algo emocionante y nuevo; la precisión puede ser menos prioritaria. Muchos periodistas científicos hacen todo lo posible por cubrir con precisión las nuevas investigaciones y descubrimientos, pero muchos medios de comunicación científicos se clasifican mejor como entretenidos que como educativos. El Dr. Oz, el Dr. Phil y el Dr. Drew no deberían ser tus fuentes médicas de referencia.

Tenga cuidado con los productos y procedimientos médicos que parecen demasiado buenos para ser verdad. Sé escéptico con los testimonios. Piensa en las motivaciones de los actores principales y en quién se beneficia.

Si sigue sospechando de algo que aparece en los medios de comunicación, asegúrese de que las noticias que se publican reflejan lo que la investigación realmente encontró leyendo el propio artículo de la revista.

Redacción