Drones grabaron el espectacular aterrizaje sincronizado de los propulsores del Falcon Heavy

El Falcon Heavy, el cohete más grande del mundo, envió a la órbita de Marte un coche Tesla con un maniquí vestido con un traje espacial, los dos módulos laterales aterrizaron en la pista y el módulo central terminó estrellándose en el océano a 500km/h, este lanzamiento fue una prueba para futuras expediciones a Marte.

El Falcon Heavy es la nave con mayor capacidad de carga útil desde el cohete Saturno V, que se utilizaba precisamente para los viajes del Apolo y podía llevar el doble de carga útil que el nuevo cohete de SpaceX. El récord de todos los tiempos, por tanto, sigue sin ser superado.

Drones grabaron el espectacular aterrizaje sincronizado de los propulsores del Falcon Heavy

El Falcon Heavy consta de tres cohetes Falcon -el modelo que venía utilizando SpaceX- ensamblados. Los dos cohetes laterales sirven de impulsores y durante el viaje se elevan para que el cohete central pueda continuar su impulso hasta que la carga útil sea entregada al espacio.

Con este avance tecnológico, la empresa de Musk dio un golpe de efecto en el mercado aeroespacial, mostrándose como la firma capaz de transportar más carga a menor coste para clientes tan potentes como la NASA, las empresas de satélites de telecomunicaciones o el Ejército de Estados Unidos. El sueño de Musk es convertir el negocio del transporte aeroespacial en algo tan lucrativo que pueda pagar su proyecto más ambicioso y costoso: llevar humanos a Marte y colonizar el planeta rojo.

Redacción