K2, la última frontera

K2 at dawn. Photo: MingmaG

Si consideramos ascensión invernal aquella en la que se instala el campo base y se ataca la cumbre entre 20 de diciembre y el 21 de marzo, basándose en la fechas astronómicas del invierno, aún queda algún ocho mil sin conquistar en la época más dura del año.

Sin embargo, sin ningún tipo de matices, el K2 invernal, es completamente virgen, nadie hasta ahora ha conseguido escalarla en estas fechas ya que las condiciones son realmente adversas, convirtiendo en un periplo la propia llegada hasta el campo base, su instalación y mantenimiento; algunas expediciones tuvieron que cavar túneles para acceder de una tienda a otra, golpeados por ventiscas, incluso en el propio campo base se han sufrido congelaciones.

«Solo» seis expediciones han intentado hollar la cumbre del K2 en invierno, por el camino, innumerables sustos, «motines», campamentos volados literalmente por el viento, heridos y lamentablemente, un fallecido, Vitaly Gorelik, sufría congelaciones y no se le pudo evacuar del campo base en helicóptero debido al mal tiempo.

 

Vitaly Gorelik, falleció en el campamento base del K2 en 2012 tras no poder recuperarse de las congelaciones que sufrió en el ascenso; las condiciones climatológicas totalmente adversas, impidieron su evacuación en helicóptero. Tenía 43 años.

Expedición rusa en el K2 en 2012
Expedición polaca en el K2 invernal

El tiempo adverso es el factor principal, temperaturas de hasta 60º bajo cero, rachas de viento de más de 150 km/h han hecho sucumbir a los montañeros más fuertes y experimentados.

7650 m, es la altura máxima alcanzada en la ascensión a la «montaña maldita» durante esta estación del año, en la temporada 2002-2003 la expedición de los polacos Marcin Kaczkan Piotr Morawski y el kazajo Denis Urubko llegaron a esta cota, campamento 4, el cual volaría completamente debido a las rachas de viento huracanado que se produjeron ese año; gracias a la tienda de campaña de emergencia hicieron noche y dieron media vuelta con Kaczkan sufriendo síntomas de edema cerebral.

Denis Urubko en el K2

En la 2017/2018 se produjo el famoso «motín» de Denis Urubko, el cual atacó la cumbre del K2 en solitario y sin permiso llegando a los 7600 metros, a solo 50 metros del récord, pero bastante lejos del objetivo principal. La cima del K2, recordemos, está situada a ‎8611 metros sobre el nivel del mar.

7650 metros, esa es la cota más alta a la que se ha podido llegar en el K2 invernal

El invierno pasado contó, ni más ni menos, que con dos expediciones tratando de hacer cumbre, pero el K2 no cedió y los dos intentos, con estrategias diferentes y , por cierto, sin colaboración entre las dos, fueron infructuosos.

Destacan los 7500 metros alcanzados por Vassili Pivtsov, Artem Braun, Tursunali Aubakirov y Mikhail Danichkin de la expedición rusa y, los 7100 metros a los que llegó Álex Txikon con sus sherpas Pasang y Chhepal.

alextxikon.com

Veremos si alguien es capaz de llegar a su cima esta temporada invernal. Rumores, expediciones que expresan su voluntad de ir pero que no obtienen permiso, incluso recientemente dos detenidos por querer acceder al campo base sin permiso de escalada pero con material suficiente para hacerlo. Se trata de dos montañeros franceses poco experimentados en ocho miles que obtuvieron permiso para acceder al CB del K2 pero no para ascenderlo, fueron sorprendidos con una excesiva y sospechosa carga de material de escalada, incluso según apuntan algunos medios «fanfarroneando de su ataque invernal al K2»

Estaremos atentos a los acontecimientos que se van a producir en los próximos meses, de lo que estamos seguros es que, al final, la última frontera, conquistar esta cumbre en la estación más complicada será un hecho, una gran hazaña de superación que aumentará los límites de las capacidades del ser humano.

De momento el K2 gana la partida, veremos por cuanto tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *