La naturaleza empieza a ganarle terreno al ser humano tras el encierro masivo

Con la prácticamente ausencia total del ser humano en la mayoría de las calles, los animales vuelven a sus antiguos sitios naturales, nuestras ciudades. Son cientos los ejemplos que se están dando a lo largo del planeta. Gracias a las redes sociales podemos comprobar como toda esta situación  global tiene un denominador común, la ausencia de personas está haciendo que los animales que se refugiaban en los bosques, se sientan libres para ocupar nuestro hábitat, un hábitat en muchas ocasiones, que le arrebatamos a sus legítimos dueños, y que ahora empiezan a recuperar.

Los ciervos toman las calles en Japón.
Los animales toman las calles. / Getty Images

Todo esto puede ser un problema futuro cuando la libre circulación de personas sea una realidad, esperemos se tomen medidas de protección de esta fauna, que es la última culpable de nuestra situación y que en la mayoría de la veces lo único que hace es curiosear los sitios bulliciosos que sorprendentemente ahora están en calma, sin personas, sin la vida humana diaria.