La sonda lunar japonesa aterrizó boca abajo en la Luna: a solo 55 metros de su objetivo

Slim aterrizado portada 1

La Agencia Espacial Japonesa ha hablado a los medios después de analizar el aterrizaje de SLIM. Desde la JAXA se ha trasladado que la misión se considera un éxito debido a su preciso aterrizaje, a solo 55 metros de su objetivo. Por otro lado la imagen de la jornada es sin duda la de la nave aterrizada en la Luna, pero boca abajo.

Slim aterrizado por LEV 2pequena
Imagen del aterrizador SLIM originalmente distribuida por la JAXA. Fuente: JAXA

La imagen

La imagen de SLIM posado en la superficie lunar es sin duda un gran logro para la JAXA. Pero lamentablemente para los esfuerzos japoneses no es la que se esperaba obtener. La fotografía fue tomada por el aterrizador secundario LEV-2. Este pequeño rover logró enviar la imagen transmitiéndola a través de otro de los aterrizadores secundarios, el más avanzado LEV-1. Este significativo aporte en la investigación de qué sucedió se dio gracias a que el LEV-1 dispone de comunicaciones directas con la Tierra aunque de menor capacidad que el aterrizador principal SLIM

No está muy claro qué ha provocado que SLIM haya acabado cabeza abajo en el regolito lunar. Uno de los grandes avances de esta misión era una maniobra de aterrizaje muy compleja. Durante la misma la nave debía girar 90º a escasos metros de la superficie para permitir exponer el máximo de sus paneles solares a la luz. Sin embargo, debido a este final poco exitoso estos apuntan a la ladera y están en una sombra casi permanente

Robotbola SLIM
Imagen del LEV-2 que capturó la imagen. Fuente: JAXA

Fallo de un motor

La JAXA informó en la rueda de prensa por primera vez también sobre el fallo de uno de los dos motores de aterrizaje de SLIM. Con casi total seguridad, este problema influyó sobre todo en la precisión del aterrizaje, uno de los mayores problemas en la Luna. Al iniciar el descenso y hasta el momento en que se apagó el segundo motor la precisión del aterrizaje apuntaba a una desviación de entre 3 y 4 metros. Cabe destacar el buen funcionamiento del ordenador de a bordo que identificó correctamente el apagado del motor y compensó con el otro que poseía el aterrizador. Este aterrizaje muestra una vez más  los beneficios del uso de múltiples motores en la exploración espacial. Pese a esta reducción en la precisión, causada en parte también por peligros situados alrededor de la zona objetivo que obligó a la nave a alejarse más, se trata del aterrizaje más preciso en la Luna de la historia.

Despertar de SLIM

Aún no está completamente descartado que SLIM pueda despertar. La fecha límite es el día 1 de febrero porque ese día el sol se pondrá en la región donde se encuentra la nave. Y sin energía la nave no podrá sobrevivir a la noche lunar.

Por otro lado si que podría despertar el aterrizar LEV-1. Aunque actualmente se encuentra apagado por un sobrecalentamiento de sus ordenador, que alcanzó los 80ºC. Algo que sin ser excesivo para un sistema electrónico, es mejor evitar. Sus paneles solares están en buen estado y si el frio no lo destruye durante la noche, gracias a sus comunicaciones con la Tierra podría despertar a partir del 16 de febrero.

Martín Morala Andrés