Nepal pospone las nuevas reglas para subir al Everest

Esta foto tomada el 21 de mayo de 2018 muestra el equipo de escalada abandonado y la basura esparcida alrededor del Campo 4 del Monte Everest. (DOMA SHERPA/AFP/Getty Images)

Nepal dijo que endurecería las normas después de que varios escaladores murieran el año pasado. Pero las nuevas reglas no entrarán en vigor el próximo año.

El gobierno dice que las nuevas reglas no se impondrán para la próxima temporada de escalada, a pesar de las críticas internacionales y de la intensa presión de los grupos de escaladores para endurecer las operaciones en el Everest, los funcionarios dicen que las reglas necesitan una mayor revisión antes de que se puedan poner en marcha.

Atasco en la zona de la muerte. AFP

Funcionarios nepalíes proponían nuevos requisitos para obtener el permiso de escalada a la montaña más alta del mundo.

La fotografía viral del escalador Nirmal Purja del embotellamiento en la cima del Everest en el año pasado mostró lo mal que se puso la situación. La foto fue tomada durante el tramo final hacia la cumbre de la montaña más alta del mundo. Cientos de escaladores habían aprovechado un tramo de buen tiempo para comenzar su ascenso, y en ese momento se enfrentaban a peligrosos retrasos en un lugar conocido como la «zona de la muerte» por sus bajísimos niveles de oxígeno mientras esperaban su turno para la cima. Las aglomeraciones contribuyeron a que se produjera una de las temporadas de escalada del Monte Everest más mortíferas de la historia.

En un esfuerzo por aumentar la seguridad, los funcionarios nepalíes llegaron a proponer un nuevo conjunto de condiciones para aquellos que buscan un permiso para escalar la cima de 8849 metros. El informe de 59 páginas estipula que los escaladores tendrían que demostrar que han ascendido al menos a una montaña de 6500 metros y que han abonado más de 35000 dólares por la expedición, además de los requisitos actuales de un certificado de salud y el empleo de un guía nepalés capacitado. Las expediciones, a su vez, necesitarían tener al menos tres años de experiencia guiando escaladas de gran altitud antes de liderar los viajes al Everest.

Como informó la Associated Press en mayo, los 300 millones de dólares que la industria de la escalada aporta cada año a Nepal es una suma importante para el país, que es uno de los más pobres del mundo. En la actualidad no hay restricciones en cuanto al número de permisos del Everest que Nepal expide anualmente. De hecho, Bhadra Sharma y Kai Schultz, del New York Times, informan de que el número de permisos concedidos ha aumentado casi todos los años desde la década de los 90, lo que ha dado lugar al récord del año 2019. Para agravar la situación, no hay límites a la cantidad de escaladores permitidos que pueden pedir un ascenso a la cumbre en cualquier momento. El tiempo de las expediciones es a discreción de los guías.

Como es típico, en 2019 muchos de los equipos aprovecharon la oportunidad de hacer cumbre durante una ventana de tiempo despejado a finales de mayo. Pero con una buena parte de esos 381 escaladores permitidos, así como los sherpas y otras personas de apoyo, todos en camino a la cima, el atasco resultante fue inevitable. «Era como un zoológico», dijo al New York Times Ed Dohring, un médico de Arizona que resumía la situación. Otros describieron una escena parecida a la de El Señor de las Moscas, en la que los escaladores se pelean por su posición, pisando cadáveres y tomando desesperadamente sefies en la cima.

Con información bajo licencia CC: Smithsonian Magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *