Nuevas imágenes impactantes: Perseverance de la NASA revela la historia ancestral de un lago en Marte

perseverance

1.000 días en Marte, la misión ha atravesado un antiguo sistema de ríos y lagos, recogiendo valiosas muestras por el camino. El rover arroja luz sobre los misterios del cráter Jezero y nos deleita con unas imágenes increíbles tratadas por los técnicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) y la Universidad de Arizona.

1753 PIA26080 EnchancedColor web scaled
Vista en color realzado de mosaico. Las bandas de color de la imagen se han procesado para mejorar el contraste visual y acentuar las diferencias de color. NASA/JPL-Caltech/ASU/MSSS

Al cumplir su día número mil en el planeta rojo, el rover Perseverance de la NASA ha completado su exploración del antiguo delta fluvial que contiene evidencias de un lago que inundó el cráter Jezero hace miles de millones de años. El científico de las seis ruedas ha recogido hasta la fecha un total de veintitrés muestras, revelando en el proceso la historia geológica de esta región de Marte.

Una de las muestras, denominada “Lefroy Bay“, contiene una gran cantidad de sílice de grano fino, un material conocido por preservar fósiles antiguos en la Tierra. Otra, “Otis Peak“, contiene una cantidad significativa de fosfato, que a menudo se asocia con la vida tal y como la conocemos. Ambas muestras son también muy ricas en carbonato, que puede preservar un registro de las condiciones ambientales de cuando se formó la roca.

Los descubrimientos se dieron a conocer el martes 12 de diciembre en la reunión de otoño de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

22474 PIA23239 800w
Esta imagen del cráter Jezero de Marte se superpone con datos de minerales detectados desde la órbita. El color verde representa los carbonatos, minerales que se forman en ambientes acuosos con condiciones que podrían ser favorables para preservar signos de vida antigua. El Perseverance de la NASA está explorando actualmente la zona verde. Créditos: NASA/JPL-Caltech/MSSS/JHU

“Elegimos el cráter Jezero como lugar de aterrizaje porque las imágenes orbitales mostraban un delta, prueba evidente de que un gran lago lo había cubierto en el pasado. Un lago es un entorno potencialmente habitable, y las rocas de los deltas son un entorno ideal para enterrar signos de vida antigua en forma de fósiles en el registro geológico”, explicó Ken Farley, científico del proyecto Perseverance en Caltech. “Tras una exploración minuciosa, hemos reconstruido la historia geológica del cráter, trazando su fase lacustre y fluvial de principio a fin”.

Formación

Jezero se formó por el impacto de un asteroide hace casi 4 000 millones de años. Desde su aterrizaje en febrero de 2021, el equipo del Perseverance ha descubierto que el suelo del cráter está formado por roca ígnea procedente de magma subterráneo o de actividad volcánica en la superficie. Desde entonces han encontrado arenisca y lodolita, lo que indica la llegada del primer río al cráter cientos de millones de años después. Encima de estas rocas hay fangolitas ricas en sal, lo que indica la presencia de un lago poco profundo que experimentaba evaporación. El equipo cree que el lago llegó a tener un diámetro de 35 kilómetros y una profundidad de 30 metros.

Posteriormente, las corrientes de agua arrastraron cantos rodados desde el exterior de Jezero, distribuyéndolos por la cima del delta y otros lugares del cráter.

1755 PIA26080 Figure D Web
Panorámica que indica la posible trayectoria futura de Perseverance, incluida su ruta de salida del cráter Jezero. NASA/JPL-Caltech/ASU/MSSS

Muestras interesantes

Las muestras recogidas por Perseverance son del tamaño de una tiza de clase y se almacenan en tubos metálicos especiales como parte de la campaña Mars Sample Return, un esfuerzo conjunto de la NASA y la ESA (Agencia Espacial Europea). Traer los tubos a la Tierra permitiría a los científicos estudiar las muestras con potentes equipos de laboratorio demasiado grandes para llevarlos a Marte.

Para decidir qué muestras recoger, Perseverance utiliza primero una herramienta de abrasión para desgastar una parte de la roca y, a continuación, estudia su composición química utilizando instrumentos científicos de precisión, como el Instrumento Planetario de Litoquímica de Rayos X (PIXL), construido por el JPL.

En un área que el equipo denomina “Bills Bay”, el PIXL detectó carbonatos, minerales que se forman en ambientes acuosos con condiciones que podrían ser favorables para la conservación de moléculas orgánicas, se forman tanto por procesos geológicos como biológicos, estas rocas también eran abundantes en sílice, un material excelente para preservarlas, incluidas las relacionadas con la vida.

1746 Figure A
El instrumento PIXL del vehículo Perseverance de la NASA estudia las " cascadas Ouzel ": El PIXL, uno de los instrumentos a bordo del explorador Perseverance de la NASA, ha analizado la composición química de esta zona de roca erosionada y ha descubierto que es rica en minerales que contienen fosfato, un material que se encuentra en el ADN y en las membranas celulares de todos los seres vivos conocidos. Créditos: NASA/JPL-Caltech/MSSS

En otro objetivo examinado por el PIXL, denominado “Ouzel Falls”, el instrumento detectó la presencia de hierro asociado a fosfato. El fosfato es un componente del ADN y de las estructuras celulares de todos los seres vivos terrestres conocidos y forma parte de una molécula que ayuda a las células a transportar energía.
Tras evaluar los hallazgos del PIXL en cada una de estas zonas de abrasión, el equipo envió órdenes al rover para que recogiera muestras de rocas cercanas: Lefroy Bay se recogió junto a Bills Bay, y Otis Peak en Ouzel Falls.

1749 PIA26205 FigB Web
Perseverance de la NASA, ha analizado esta zona rocosa erosionada denominada "Bills Bay" y ha descubierto que es rica en carbonatos (púrpura) y sílice (verde), dos sustancias que preservan los signos de vida antigua. La imagen se superpone a los datos químicos del instrumento. Créditos: NASA/JPL-Caltech/MSSS.

Por supuesto, el trabajo de Perseverance está lejos de haber terminado. La cuarta campaña científica de la misión explorará el margen del cráter Jezero, cerca de la entrada del cañón donde un antiguo río inundó el fondo del cráter. Se han detectado ricos depósitos de carbonato a lo largo del margen, que se distingue en las imágenes orbitales.

imagesmars202020191112PIA23511 16
JPL
imagesmars202020191112PIA23380 16
JPL

Trabajo científico y deleite para vista

La Universidad Estatal de Arizona dirige las operaciones del instrumento Mastcam-Z, trabajando en colaboración con Malin Space Science Systems en San Diego, en el diseño, fabricación, pruebas y funcionamiento de las cámaras, y en colaboración con el Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague en el diseño, fabricación y pruebas de los objetivos de calibración.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, gestionado para la agencia por Caltech en Pasadena, California, construyó y gestiona las operaciones del rover Perseverance.

Los técnicos de estas instituciones recogen los datos y los transforman permitiéndonos observar el planeta rojo como nunca antes lo habíamos visto.

Impresionante vista panorámica 360 de Perseverance desde “Airey Hill”

Este mosaico de 360 grados, compuesto por 993 imágenes individuales y 2.380 millones de píxeles, tomado por el rover Perseverance de la NASA, muestra todas las direcciones desde un lugar que el equipo científico del rover denomina “Airey Hill”. El rover permaneció estacionado en Airey Hill durante toda la conjunción solar.

Captadas por la Mastcam-Z del rover, las imágenes utilizadas para crear el mosaico fueron tomadas los días 3, 4 y 6 de noviembre de 2023, el 962º, 963º y 965º día marciano, o sol, de la misión del rover. La imagen principal es una versión en color natural a media resolución.

El rover continúa con su duro trabajo a través de la inhóspita geografía marciana. Sin duda nos brindará nuevos descubrimientos que arrojarán luz sobre la posible existencia de vida en Marte y la historia geológica tan interesante del planeta rojo. Perseverance ha cumplido sus primeros mil días en Marte, son solo el comienzo para seguir aportando datos de un alto valor científico.