Uluru sagrado y ahora también prohibido

El viernes, por última vez, el Uluru australiano recibió una gran afluencia de público, antes de que se prohibiera la escalada en la roca sagrada.

Uluru es un lugar sagrado para sus guardianes indígenas, el pueblo anangu, que desde hace mucho tiempo rogaba a los turistas que no subieran.

La escalada puede ser peligrosa, con docenas de muertos desde la década de 1950. Las altas temperaturas en el área, que pueden alcanzar los 47C (116F) en el verano, significan que los visitantes han muerto de deshidratación y otros eventos relacionados con el calor.

Pero la subida escarpada y resbaladiza a la cima -que tiene 348 m de altura- también puede resultar peligrosa. El año pasado, un turista japonés murió mientras intentaba ascender una de las partes más empinadas de la roca.

 

 

Los anangu creen que al principio, el mundo estaba sin forma y sin rasgos distintivos. Seres ancestrales surgieron de este vacío y viajaron a través de la tierra, creando todas las especies y formas vivientes.

Uluru es la prueba física de las proezas realizadas por los seres ancestrales durante este tiempo de creación.

Una de estas historias es la de Lungkata, un lagarto codicioso y deshonesto de lengua azul, que llegó a Uluru desde el norte y robó carne de Emú. Cuando Emu le siguió de vuelta a su cueva, Lungkata le ignoró.

«Se volvió a dormir, fingiendo que estaba dormido», dijo Pamela Taylor, una de las custodias indígenas de Uluru, a la BBC el año pasado. «Emu se enfadó mucho e hizo un fuego que subió a la cueva y el humo lo bloqueó y se cayó.»

La Sra. Taylor señaló una enorme mancha azul en lo alto de Uluru, diciendo que era donde el cuerpo quemado de Lungkata rodaba hacia abajo y dejaba una marca.

«Hizo cosas malas al ir por ahí robando. Por eso les decimos a los niños que no anden por ahí robando cosas, porque recibirán un castigo como el Lungkata».

Añadió que algunas historias eran demasiado sagradas para contarlas.