James Webb descubre el agujero negro más antiguo y distante jamás visto

Octavio Alonso
Gracias al telescopio espacial James Webb (JWST), un equipo de astrónomos ha descubierto el agujero negro más distante y antiguo jamás observado, mientras devora a su galaxia anfitriona.
El agujero negro estudiado, que se ve tal y como era tan solo 400 millones de años después del Big Bang, podría ayudar a explicar cómo los agujeros negros supermasivos crecieron tan rápidamente, informó el medio Space. Además, el descubrimiento podría suponer un gran avance en la comprensión de cómo los agujeros negros supermasivos alcanzaron masas equivalentes a millones o miles de millones de veces la del Sol en los inicios del Universo.
El fenómeno se encuentra en la antigua galaxia GN-z11, que está a 13.400 millones de años luz. El agujero negro en sí es unos seis millones de veces más masivo que el Sol y parece estar alimentándose de materia de su galaxia circundante cinco veces más rápido que el límite sugerido por las teorías actuales.
Roberto Maiolino, del Departamento de Física de la Universidad de Cambridge y jefe del equipo de investigación, describió el descubrimiento como “un avance gigantesco” para la ciencia de los agujeros negros.
© Foto : NASA, ESA, and P. Oesch (Yale University)
“Es muy temprano en el Universo para ver un agujero negro tan grande, así que tenemos que analizar otras formas de cómo podrían haberse formado. (…) Las primeras galaxias eran extremadamente ricas en gas, por lo que habrían sido como un bufé para los agujeros negros”, afirmó Maiolino en un comunicado.
El tamaño de los primeros agujeros negros supermasivos que se formaron cuando el Universo tenía menos de mil millones de años es un problema para las teorías de formación, porque para alcanzar una masa de millones o miles de millones de veces superior a la del Sol deben pasar miles de millones de años de alimentación constante.