La NASA explora un insólito paraíso invernal: hielo y nieve en Marte

Cuando el invierno llega a Marte, la superficie se transforma en una escena navideña de otro mundo. Nieve, hielo y escarcha acompañan a las temperaturas bajo cero de la estación. Algunas de las más frías se dan en los polos del planeta, donde se alcanzan los 130 grados bajo cero.

Por muy frío que sea, no esperes acumulaciones de nieve dignas de las grandes montañas. Ninguna región de Marte recibe más de unos pocos centímetros de nieve, la mayor parte de la cual cae sobre zonas extremadamente llanas. Además, la órbita elíptica del Planeta Rojo hace que el invierno tarde muchos más meses en llegar: un año marciano equivale a unos dos años terrestres.

Aun así, el planeta ofrece fenómenos invernales únicos que los científicos han podido estudiar, gracias a los exploradores robóticos de Marte de la NASA. 

Éstas son algunas de las cosas que han descubierto:

Dos tipos de nieve

La nieve marciana viene en dos variedades: hielo de agua y dióxido de carbono, o hielo seco. Debido a que el aire marciano es tan delgado y las temperaturas tan frías, la nieve helada de agua se sublima, o se convierte en gas, incluso antes de tocar el suelo. Nieve de hielo seco en realidad es lo que cae al suelo.

“Suficientes caídas como para atravesarlas con raquetas de nieve”, dijo Sylvain Piqueux, científico de Marte en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, cuya investigación incluye una variedad de fenómenos invernales. “Sin embargo, si buscabas esquiar, tendrías que ir a un cráter o a un acantilado, donde la nieve podría acumularse en una superficie inclinada”.

 
Cambios estacionales de las megadunas polares : HiRISE capturó estas "megadunas", también llamadas barchans. Escarcha de dióxido de carbono y hielo se han formado sobre las dunas durante el invierno; a medida que esto comienza a sublimar durante la primavera, se revela la arena de la duna de color más oscuro. Créditos: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona.

Cómo sabemos que nieva

La nieve ocurre solo en los extremos más fríos de Marte: en los polos, bajo la cubierta de nubes y de noche. Las cámaras de las naves espaciales en órbita no pueden ver a través de esas nubes, y las misiones de superficie no pueden sobrevivir en el frío extremo. Como resultado, nunca se han capturado imágenes de nieve cayendo. Pero los científicos saben que sucede gracias a algunos instrumentos científicos especiales.

El Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA puede mirar a través de la capa de nubes utilizando su instrumento Mars Climate Sounder , que detecta la luz en longitudes de onda imperceptibles para el ojo humano.

Esa capacidad ha permitido a los científicos detectar la nieve de dióxido de carbono que cae al suelo. Y en 2008, la NASA envió el módulo de aterrizaje Phoenix a unos 1.600 kilómetros (1.000 millas) del polo norte de Marte, donde utilizó un instrumento láser para detectar la nieve helada que caía a la superficie.

Copos de nieve cúbicos

Debido a cómo las moléculas de agua se unen cuando se congelan, los copos de nieve en la Tierra tienen seis lados . El mismo principio se aplica a todos los cristales: la forma en que los átomos se organizan determina la forma de un cristal. En el caso del dióxido de carbono, las moléculas del hielo seco siempre se unen en forma de cuatro cuando se congelan.

“Debido a que el hielo de dióxido de carbono tiene una simetría de cuatro, sabemos que los copos de nieve de hielo seco tendrían forma de cubo”, dijo Piqueux. «Gracias a Mars Climate Sounder, podemos decir que estos copos de nieve serían más pequeños que el ancho de un cabello humano».

Fresco como el hielo: la cámara HiRISE capturó esta imagen del borde de un cráter en pleno invierno. La pendiente del cráter que mira al sur, que recibe menos luz solar, ha formado una escarcha brillante y en parches, que se ve en azul en esta imagen de color mejorado. Créditos: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona.

El maravilloso final del invierno

Quizás el descubrimiento más fabuloso llega al final del invierno, cuando todo el hielo que se acumula comienza a “descongelarse” y sublimarse en la atmósfera. Mientras lo hace, este hielo adquiere formas extrañas y hermosas que han recordado a los científicos arañas , manchas dálmatas , huevos fritos y queso suizo .

Este «descongelamiento» también hace que los géiseres entren en erupción: el hielo translúcido permite que la luz del sol caliente el gas debajo de él, y ese gas eventualmente estalla, enviando abanicos de polvo a la superficie. De hecho, los científicos han comenzado a estudiar estos abanicos como una forma de aprender más acerca de en qué dirección soplan los vientos marcianos .

Licencia de Creative Commons
¡Esta es una licencia de Cultura Libre! Nuestra publicación está bajo una Licencia de Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional.