Nueva teoría sobre el origen de Oumuamua, el primer visitante interestelar

Tal vez el objeto con forma de cigarro es un fragmento de un cuerpo planetario fragmentado, como sugiere una simulación por ordenador.

Hace mucho tiempo, en un sistema estelar muy, muy lejano, un gran objeto cósmico se acercó demasiado a su estrella y se hizo pedazos.

Impulsados por la inmensa gravedad de la estrella, los fibrosos restos de metralla de este objeto fueron lanzados al espacio interestelar, hasta que uno de ellos, un largo y delgado trozo en forma de cigarro, se introdujo en nuestro sistema solar, donde los científicos que observaban el cielo lo vieron.

 

Tal serie de eventos puede haber sido la historia del origen de ‘Oumuamua, el primer objeto interestelar conocido en entrar en nuestro sistema solar, argumentan los científicos detrás de un artículo publicado esta semana en la revista Nature Astronomy. Visto en octubre de 2017, este extraño objeto extraño deslumbró a los astrónomos del mundo, que han estado trabajando para descubrir sus raíces cósmicas desde entonces.

Además de ser el primer objeto conocido procedente de otro sistema estelar, ‘Oumuamua atrajo una inmensa atención por un montón de otras propiedades inusuales, informa Nadia Drake para National Geographic. Su aparente forma alargada no se parecía a nada en nuestro sistema solar, y sus movimientos no podían ser explicados sólo por la gravedad. Y mientras que algunos de los comportamientos de ‘Oumuamua se parecían a los de los típicos cometas, su superficie parecía rocosa y seca, como un asteroide, y carecía de la habitual cubierta de gas y polvo, o coma, que los cometas normalmente desprenden.

Estas características hacían que ‘Oumuamua fuera difícil de categorizar, y su origen aún más difícil de precisar, dice a National Geographic el autor del estudio Yun Zhang, investigador del Observatorio de la Costa Azul en Francia.

Así que Zhang y sus colegas intentaron seguir el camino del misterioso objeto a través del espacio y el tiempo con una serie de simulaciones por ordenador hasta que finalmente encontraron uno que encajaba. Su escenario candidato comienza en otro sistema estelar un poco parecido al nuestro, con grandes objetos similares a planetas que orbitan alrededor de una estrella central. En este extraño vecindario cósmico, sin embargo, los objetos que se acercan a unos 220.000 kilómetros de su estrella pueden sucumbir a su gravedad y ser literalmente despedazados, un proceso conocido como interrupción de la marea.

 

Las fuerzas de esta estrella teórica son tan fuertes que pueden distorsionar la forma del objeto condenado y los pedazos que se fragmentan de él, según mostró la simulación del equipo, alargando algunos en finas obleas parecidas a un cigarro. La violencia de la interacción arrojaría entonces los trozos malformados fuera de la vecindad de la estrella y hacia el espacio interestelar, mientras se enfrían rápidamente y se solidifican en su forma final.

Aunque la simulación propone sólo una posibilidad para el nacimiento de Oumuamua, produce un objeto parecido al oblongo, dice Zhang a Nicola Davis en el Guardian.

«La naturaleza no hace muchos objetos parecidos a tiburones», dice Greg Laughlin, un astrónomo de la Universidad de Yale que no participó en el estudio, a National Geographic. «Así que el hecho de que la alteración de las mareas lo haga de forma natural hace que sea una idea muy convincente de explorar, y han hecho un trabajo muy completo y cuidadoso para explorar esa opción.»

La simulación también puede ayudar a explicar los desconcertantes movimientos de Oumuamua cerca de nuestro sol. Cuando los cometas -bolas de hielo y polvo- empiecen a calentarse, comenzarán a arrojar vapor de agua y otros gases, que actúan como propulsores para acelerar los objetos. Esto nunca se observó directamente con ‘Oumuamua, tal vez porque todas esas reacciones ocurrían bajo la superficie, argumentan Zhang y sus colegas.

 

La aproximación del cuerpo de Oumuamua a su estrella podría haber purgado gran parte del hielo de su superficie. Pero el agua enterrada en lo profundo del interior de Oumuamua podría haber sobrevivido al viaje a nuestro sistema solar. Calentada por el sol, estas sustancias pueden haber sido expulsadas como gas, haciendo que ‘Oumuamua avance a velocidades más rápidas de lo esperado. Según el Guardian, este escenario es especialmente probable si la estrella original que creó ‘Oumuamua era más pequeña que nuestro sol.

Avi Loeb, un astrónomo de la Universidad de Harvard que no estaba involucrado en el estudio, aún no está convencido. Se cree que las alteraciones de las mareas son eventos raros, lo que hace improbable que el producto de uno de ellos pueda haber llegado a nosotros, le dice a Christopher Crockett de Science News.

Pero ya, ‘Oumuamua ha sido sucedido por un segundo invasor interestelar -el cometa 2I/Borisov- y los investigadores piensan que pronto se detectarán muchos más. Tal vez pronto descubriremos si ‘Oumuamua fue realmente una suerte cósmica total.

 

Fuente: Smithsonian Magazine

 

Redacción