El Everest está cerrado – el parón ayudará a su entorno pero afectará a la subsistencia de un millón de personas

Por segunda vez en cinco años, las laderas nevadas del Everest estarán vacías y silenciosas. El 11 de marzo, China suspendió todas las expediciones de escalada desde el lado tibetano debido a la pandemia de coronavirus. El vecino Nepal apoyó la decisión y siguió su ejemplo, suspendiendo la temporada de escalada en su lado de la montaña. Una vez más, como se vio en 2015 cuando devastadores terremotos golpearon la región, ningún ser humano alcanzará la cima más alta del mundo esta temporada. COVID-19 ha tenido un enorme impacto económico en todo el mundo en términos de turismo. El turismo de aventura es la columna vertebral de la economía de Nepal, y el cierre de esta temporada afectará los medios de subsistencia de alrededor de un millón de personas. No sólo se verán afectados los guías de montaña y los sherpas, sino también los que trabajan en tiendas, restaurantes, transportes, hoteles, casas de té, hostales y otros negocios relacionados con el turismo. La cumbre del Everest es una empresa peligrosa, y después del desastroso "atasco de tráfico" del año pasado en la montaña, que provocó la muerte de 11 escaladores, los riesgos para la salud del coronavirus de este año no pueden ser ignorados. El alpinismo es un deporte emocionante y desafiante, pero en Nepal también es un negocio, y la compleja y polifacética industria de la escalada del Everest sostiene miles de puestos de trabajo. En 2019, la industria turística de Nepal generó 240 millones de rupias nepalesas (alrededor de 1.600 millones de libras esterlinas).

Impacto en el turismo en pequeña escala
Las temporadas de escalada de 2018 y 2019 establecieron cifras récord para las cumbres del Everest. Tal vez después de las escenas impactantes de hacinamiento en las cumbres en 2019, 2020 será ahora la temporada en la que el sagrado Chomolungma – como los tibetanos llaman a su montaña – se tomará un merecido descanso y se recuperará de las expediciones cada vez más comercializadas que causan cantidades excesivas de tráfico, basura y desechos humanos.

Parece que la industria ha aceptado la decisión del gobierno de suspender la temporada con gratitud y preocupación. Serku Sherpa, un guía de montaña y trekking de Katmandú, expresó su apoyo a la medida:

Quiero agradecer al gobierno de Nepal por la decisión de dejar de emitir permisos de escalada en esta crítica situación. Al mismo tiempo, quisiera agradecer a las personas que cancelaron sus actividades de aventura inmediatamente y apreciaron la acción del gobierno contra el virus.

Jane Markova, una guía turística de Rusia que lleva a grupos de turistas a hacer senderismo en la región del Everest dos veces al año, dice que aunque ha perdido los ingresos de esta temporada, reconoce que el entorno del Everest ha mostrado signos de angustia, y ahora tendrá tiempo para «desintoxicarse».

Para un país como Nepal, con su población vulnerable y su frágil sistema médico, prohibir los turistas y los viajes es la opción más segura. Tras el desastre de la temporada del año pasado, el gobierno de Nepal revisó su política de escalada y creó nuevas reglas. Ahora los escaladores tienen que demostrar que poseen experiencia en el montañismo de gran altitud (más de 6.500 m en un pico de Nepal) y aportar pruebas de que tienen suficiente entrenamiento y buena salud. Las empresas turísticas aprobadas por el gobierno deben tener ahora al menos tres años de experiencia en la organización de expediciones y sólo los ciudadanos nepalíes pueden ser líderes, guías y trabajadores de altitud.

La pausa podría proporcionar un período ideal para una limpieza en el Everest. Bikas Karki/EPA

Este paréntesis forzoso puede dar al país un tiempo valioso para pensar en los otros cambios que quiere hacer en su industria de turismo de montaña. Tal vez la política puede ahora cambiar de un enfoque en las ganancias a una gestión más sostenible que pueda beneficiar al medio ambiente, a las comunidades nepalesas y a los turistas por igual.

El gobierno podría poner en marcha una campaña que haga buen uso de los equipos de expedición locales de pequeña escala para mantener ocupados a los sherpas y a los guías turísticos. Los proyectos podrían tener por objeto mejorar la infraestructura, como la construcción de carreteras y la creación de instalaciones públicas de eliminación de desechos y de aseos, lo que también beneficiaría a los habitantes locales. Los trabajadores del turismo de montaña también podrían ayudar a mantener y mejorar los senderos y los campamentos y, lo que es más importante, eliminar las enormes cantidades de basura producidas por las expediciones de escalada, dejando las laderas de las montañas y los campamentos base llenos de detritos.

Beneficios de la pausa
El coronavirus ha tenido un profundo y amplio impacto en las personas, la movilidad y las economías de todo el mundo, pero también se ha informado de los efectos positivos de las medidas de bloqueo en el medio ambiente. La calidad del aire ha mejorado en algunas de las ciudades más concurridas y congestionadas del mundo. A principios de febrero, los satélites de vigilancia de la contaminación de la NASA y la Agencia Espacial Europea registraron una disminución sustancial del dióxido de nitrógeno (el gas que se emite al aire al quemar combustible) sobre China. En marzo, los canales de Venecia se despejaron, ya que los barcos contaminantes permanecieron amarrados después de que los turistas se mantuvieran alejados.

A principios de abril, por primera vez en 30 años, los residentes del norte de la India informaron de que habían visto la cordillera nevada de Dhauladhar, en el Himalaya, a 200 kilómetros de distancia, debido a una disminución de la contaminación atmosférica. Pero es probable que estos sean sólo efectos positivos a corto plazo en el medio ambiente y hay que pensar en lo que sucederá después de que la pandemia disminuya.

Tal vez el Everest también coseche algunos beneficios de esta ruptura imprevista del turismo intensivo, y su entorno tendrá tiempo para regenerarse y recuperarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *