Las primeras herramientas de la historia no fueron hechas por humanos

AdobeStock 403261664

Los antiguos utensilios que fueron hallados en 2016 en Nyayanga, a orillas del lago Victoria en Kenia, son parecidos a las herramientas olduvayenses que fueron los primeros objetos de piedra hechos por manos similares a las humanas. Asimismo, se estima que dichos instrumentos tienen entre 2,6 y 3 millones de años de antigüedad.

Homa Peninsula Paleoanthropology Project /T.W. Plummer
En total, se encontraron 330 artefactos en medio de 1.776 huesos fosilizados de animales que mostraban signos de haber sido sacrificados. Hasta ahora, las herramientas olduvayenses más antiguas que se conocían databan de hace 2,6 millones de años.
Más tarde, los científicos lograron calcular con más precisión la antigüedad de estas herramientas a 2,9 millones de años, por lo cual, su creación coincide con una época en la que los antepasados del Homo sapiens convivían junto a otros humanos primitivos. Por tanto, es probable que las herramientas de olduvayenses fueran fabricadas por una especie distinta a nuestros antepasados humanos más cercanos.
 
Tres de las piedras encontradas en Kenia Foto : T.W. Plummer

Con estas herramientas se puede aplastar mejor que con los molares de un elefante y cortar mejor que con los dientes caninos de un león. (…) La tecnología olduvayense fue como desarrollar de repente una dentadura nueva fuera del cuerpo, y abrió a nuestros antepasados una nueva variedad de alimentos en la sabana africana”, afirmó Rick Potts, paleoantropólogo del Museo nacional de historia natural del Instituto Smithsonian, que participó en el estudio.

Se excavaron piedras de martillo y lascas de bordes afilados extraídas de núcleos de piedra, junto con fragmentos de costillas, tibias y huesos escapulares de mamíferos rumiantes ungulados llamados bóvidos (como los antílopes) e hipopótamos.

Las imágenes muestran que los huesos presentan profundas marcas de corte que separaron la carne del hueso. Las pruebas sugieren que incluso aplastaban algunos huesos para extraer la médula ósea y utilizaban las herramientas para machacar material vegetal.

Fragmentos de tibia de hipopótamo (A), costilla (B) y huesos de bóvido (C,D) con marcas de corte © Foto : T.W. Plummer

Esta tecnología fue utilizada ampliamente en África desde hace miles de años. Se han encontrado yacimientos olduvayenses posteriores que datan de hace 2 millones de años, desde el norte hasta el sur de África tanto en zonas herbáceas como boscosas. Pero hasta ahora los primeros yacimientos olduvayenses se limitaban al Triángulo de Afar, en Etiopía, en dos localidades separadas por unos 50 kilómetros.

1135703218 0 0 379 708 1920x0 80 0 0 2586e702a02862302048496495827d7d.png scaled
Dos dientes molares © Foto : T.W. Plummer

Sin embargo, el yacimiento de Nyayanga expande la zona geográfica conocida por el uso de estas herramientas antiguas a más de 1.300 kilómetros al suroeste.

“Lo realmente interesante es que en este yacimiento se encuentran algunas de las primeras pruebas de carnicería de megafauna, incluso antes de la aparición del uso del fuego”, reveló Julien Louys, del Centro australiano de Investigación sobre la evolución humana de la Universidad de Griffith

Junto con los huesos y las herramientas el equipo dirigido por el antropólogo Thomas Plummer, de la City University de Nueva York, encontró dos dientes —un molar superior e inferior izquierdo, uno fracturado por la mitad y el otro casi completo— que los investigadores identificaron como Paranthropus, un primo lejano de los humanos.
 

Herramientas de olduvayenses 

Los científicos llevaron a cabo un análisis de isótopos de carbono del esmalte de los molares y deducen que los primeros humanos de los que proceden comían muchos alimentos de origen vegetal, además de devorar carne de carroña.
The herramientas de olduvayenses se atribuyen a menudo al género Homo, pero la existencia solapada de otros homínidos como Paranthropus y ahora estos dos dientes sugieren que los Homo no eran los únicos que dominaban la fabricación de herramientas que les ayudaban a ampliar su dieta.
“Los investigadores han supuesto durante mucho tiempo que solo el género Homo, al que pertenecen los humanos, era capaz de fabricar herramientas de piedra. Pero el hallazgo de Paranthropus junto a estas herramientas de piedra abre una fascinante incógnita”, concluyó Potts.