La habitación de un soldado que murió en la I Guerra Mundial sigue intacta

Hubert Rochereau murió a los 21 años en una ambulancia británica, tras combatir en Loker, Bélgica, el 26 de Abril de 1918. Cuando sus padres dejaron la casa en 1935, tapiaron la puerta de la habitación y estipularon con el nuevo propietario, el General francés Eugene Bridoux, que no se podía tocar nada de la habitación durante 500 años.

El dormitorio de un soldado de la Primera Guerra Mundial ha permanecido completamente intacto en su antigua casa desde que murió hace 102 años.

El subteniente de los Dragones, Hubert Rochereau, murió a los 21 años en una ambulancia de campo inglesa después de luchar en el pueblo de Loker, Flandes, el 26 de abril de 1918.

Las impresionantes fotos muestran el sombrero militar cubierto de polvo del soldado todavía en sus sábanas, más de cien años después de la última vez que pisó la habitación, mientras que una chaqueta militar todavía cuelga en un rincón.

Una pistola, un tubo y un estribo para montar a caballo permanecen en su escritorio, frente a la ventana, que todavía tiene una silla debajo lista para su regreso.

Libros descoloridos, una vela y un jarrón de flores marrones marchitas permanecen en su mesilla de noche, frente a un cuadro de un soldado en uniforme, y las banderas francesas todavía cuelgan de postes apoyados en la pared.


«No podemos olvidar que es una propiedad privada», añadió. El Sr. Fabre tiene dos hijas y no sabemos qué harán con ella algún día. De hecho, son perfectamente libres de hacer lo que quieran».

El alcalde ha pedido a los benefactores que ayuden a preservar la sala y transformarla en un museo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *