Montañas de Altai, esplendor en el corazón de Asia

Nuestro médico aventurero, Jose Rambaud, estuvo en Altai y de nuevo nos dejó impactantes imágenes de uno de los lugares más bellos del planeta. Desde el corazón de Asía, el Macizo de Altai en todo su esplendor.

 Las montañas de Altai son una cordillera en el centro de Asia, donde Rusia, China, Mongolia y Kazajstán se reúnen, y donde los ríos Irtish, Obi y Yenisei tienen sus fuentes. Altai es una tierra donde los mitos y leyendas se encarnan en la realidad. Es uno de esos raros rincones de la Tierra donde la naturaleza decidió mostrar todo lo que era capaz de hacer. Hay extensas estepas, frondosos matorrales de taiga, el encanto modesto de los desiertos, el esplendor grave de picos nevados, la belleza lacónica de la tundra. 

La Vía Láctea domina los cielos nocturnos de Altai
Una curiosa Taraban Marmot ( Marmota sibirica )
Se extiende por casi 2000 km de noroeste a sudeste, por lo que las montañas Altai forman una frontera natural entre las áridas estepas de Mongolia y la taiga rica del sur de Siberia. Ambas zonas climáticas crear los paisajes de sorprendente diversidad, que van desde las estepas de Mongolia, como (en el área de Kosh-Agach pueblo, al sur- este) a los de los Alpes suizos (junto Chuysky Trakt). Lo cierto es que la diversidad de paisajes aquí es tan rico que es como si uno estuviera dando vuelta a las páginas de un libro de geografía de Atlas.
El nombre de “Altai” proviene de Mongolia “Altan“, que significa “de oro”. Lo cierto es que las Montañas Altai son verdaderamente una de las joyas más maravillosas de la naturaleza que sorprendente por su diversidad y belleza.
El origen de estas montañas se deben a las fuerzas tectónicas de colisión de la India en Asia. Enormes sistemas de fallas atraviesan el área, como la falla de Kurai y la de Tashanta, y que son típicos “empujes” de las fallas en forma de movimientos horizontales, algunas de las cuales están tectónicamente activas. Los tipos de rocas presentes en el macizo de Altai corresponden a granito y rocas metamórficas, algunas de las cuales se elevan en considerables dimensiones cerca de las zonas de fallas
En Siberia Meridional se hallan tres grandes cordilleras, de las que destacan los montes Altái, un territorio de maravillosos paisajes naturales, que albergan la máxima cumbre de la zona del sur de Siberia: el monte Beluja (4506 m). Esta tierra es también muy rica en metales. En los montes del sur de Siberia nacen los mayores ríos de la parte oriental de Rusia.
Un hermoso ejemplar. Upland buzzard (Buteo hemilasius)
La región está muy poco poblada, siendo la mayor parte de sus habitantes mongoles, dedicados principalmente a la ganadería. Las ciudades más cercanas: Gorno-Altaysk Barnaul (300 km) Novosibirsk (600 km).
Toda la región montañosa del Altai tiene una relevante importancia, puesto que constituye la divisoria de aguas entre los ríos que van a parar al Pacífico y los que lo hacen al océano Glaciar Ártico y porque en ella tienen su nacimiento dos de los ríos más importantes de Asia: el Obi y el Yenisei. Sin embargo, la verdadera red hidrográfica del Altai está formada por torrentes que proceden de los lagos que ocupan los circos glaciares y que tienen un curso irregular en su recorrido por las montañas.
En razón de su latitud, de su situación en el centro del gran continente euroasiático y de su elevada altura, el Altai tiene un clima riguroso de caracteres templado-continentales: lluvias escasas y de verano, enorme amplitud térmica media anual -en torno a los 35°-, con temperaturas muy por debajo de 0° en invierno y con un corto verano en el que se pueden superar los 15°.

Volveremos con nuevas entregas de los viajes de Jose, en estos tiempos de confinamiento más necesarios aún si cabe. Nuestra próxima etapa será en la Karakoram Highway, os esperamos.

 

Texto : AstroAventura y EcuRed bajo licencia Creative Commons.

 

Fotografías : @Jrambaud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *