Covão dos Conchos: el enorme agujero en medio de un remoto lago de montaña

Covão dos Conchos es un lago artificial situado en la Serra da Estrela, en Portugal, famoso por su aliviadero de boca de campana.

El aliviadero se construyó en 1955 para desviar el agua de la Ribeira das Naves a la Lagoa Comprida. Forma parte de un sistema de presas hidroeléctricas en la Sierra de la Estrella.
Este aliviadero era poco conocido hasta que las fotos del agujero se hicieron virales en 2016.
En los últimos 60 años, el musgo y el follaje han crecido en la boca del embudo, lo que aumenta su encanto.
Tiene 4,6 metros de altura y una circunferencia de 48 metros. El túnel que recoge el agua tiene una longitud de 1519 metros.

Si bien a primera vista no vas a poder disfrutar de la espectacularidad del agujero, en cuanto te acerques a este lago verás cómo el silencio y la tranquilidad de la zona son sustituidos por el enorme estruendo que solemos asociar al agua que cae de cascadas realmente altas.

Y eso es precisamente lo que ocurre allí, con la diferencia de que el agua cae en las profundidades del lago.

Pese a que nos hubiera gustado decir que esta maravilla ha surgido de la nada, gracias a la magia de la naturaleza, lo cierto es que el hombre ha tenido mucho que ver en su creación.
El misterioso agujero en el lago no es más que una presa que se encarga de recoger las aguas y conducirlas a la ciudad de Lagoa a través de una red de túneles. El ingenio del hombre y la necesidad de disponer de más agua potable han dado lugar en esta ocasión a un espectáculo inolvidable.

Comenta