¿Cómo duermen las ballenas y los delfines sin ahogarse?

Los mamíferos marinos, como las ballenas y los delfines, pasan toda su vida en el mar. Entonces, ¿cómo pueden dormir y no ahogarse?

Adobe Stock

Las observaciones de delfines mulares en acuarios y zoológicos, y de ballenas y delfines en la naturaleza, muestran dos métodos básicos para dormir: o bien descansan tranquilamente en el agua, en posición vertical u horizontal, o bien duermen mientras nadan lentamente junto a otro animal. Los delfines también entran en una forma de sueño más profunda, sobre todo por la noche. Se llama tronco porque en este estado, un delfín se asemeja a un tronco que flota en la superficie del agua.


Cuando los mamíferos marinos duermen y nadan a la vez, se encuentran en un estado similar a la siesta. Las ballenas y los delfines jóvenes descansan, comen y duermen mientras su madre nada y los arrastra en su corriente. En esos momentos, la madre puede también dormir mientras se mueve. De hecho, no puede dejar de nadar durante las primeras semanas de vida del recién nacido. Si lo hace durante algo de tiempo, la cría empezará a hundirse; no ha nacido con suficiente grasa corporal para flotar fácilmente.

El patrón cat-napping

Nadar mucho cansará a la cría, con lo que será un animal débil y susceptible de sufrir infecciones o ataques. Los delfines adultos machos, que suelen viajar en pareja, suelen nadar lentamente uno al lado del otro mientras duermen. Las hembras y las crías viajan en grupos más grandes. Pueden descansar en una misma zona o formar parejas para dormir mientras nadan.

Mientras duerme, el delfín mular desconecta sólo la mitad de su cerebro, junto con el ojo opuesto. La otra mitad del cerebro permanece despierta en un nivel bajo de alerta. Este lado atento se utiliza para vigilar a los depredadores, los obstáculos y otros animales. También señala cuándo debe subir a la superficie para respirar aire puro. Después de aproximadamente dos horas, el animal invierte este proceso, descansando el lado activo del cerebro y despertando la mitad descansada. Este patrón se denomina a menudo «cat-napping».

AdobeStock

Los delfines suelen dormir por la noche, pero sólo durante un par de horas

Los delfines suelen dormir por la noche, pero sólo durante un par de horas seguidas; suelen estar activos a última hora de la noche, posiblemente coincidiendo con este periodo de alerta para alimentarse de peces o calamares, que luego salen de las profundidades. Los delfines mulares, según las lecturas del electroencefalograma (EEG), pasan una media del 33,4% de su día durmiendo. No está claro si los cetáceos tienen sueño. El movimiento ocular rápido (REM), una característica del sueño profundo, es difícil de discernir. Pero se ha observado que un calderón tuvo seis minutos de REM en una sola noche.

Para evitar ahogarse durante el sueño, es crucial que los mamíferos marinos mantengan el control de su respiradero. El espiráculo es un colgajo de piel que se presume que se abre y cierra bajo el control voluntario del animal. Aunque todavía es objeto de discusión, la mayoría de los investigadores consideran que para poder respirar, un delfín o una ballena debe estar consciente y alerta para reconocer que su espiráculo está en la superficie.

Los humanos, por supuesto, podemos respirar mientras la mente consciente está dormida; nuestros mecanismos subconscientes tienen el control de este sistema involuntario. Pero al estar dotados de un sistema respiratorio voluntario, las ballenas y los delfines deben mantener parte del cerebro alerta para activar cada respiración.

Por último, estos animales tienen una mayor tolerancia al dióxido de carbono (CO2). Sus cerebros no desencadenan una respuesta respiratoria hasta que los niveles de CO2 son mucho más altos de lo que los humanos pueden tolerar. Estos mecanismos, que forman parte de la respuesta de buceo de los mamíferos marinos, son adaptaciones a la vida en un entorno acuático y ayudan durante el proceso de sueño. Los cetáceos reducen el número de respiraciones que realizan durante los periodos de descanso; un delfín puede hacer una media de 8 a 12 respiraciones por minuto cuando está bastante activo, pero su ritmo de respiración se reduce a entre 3 y 7 por minuto mientras descansa.

En realidad, es raro que un mamífero marino se «ahogue», ya que no inhala bajo el agua, pero sí se asfixia por falta de aire. Nacer bajo el agua puede causar problemas a las crías de ballena y delfín recién nacidas. Es el contacto del aire con la piel lo que desencadena esa primera y crucial respiración. Y las necropsias a veces muestran que el animal nunca llega a la superficie para tomar su primera bocanada de aire. El mismo problema puede ocurrir cuando un animal queda atrapado en una red de pesca. Si no puede llegar a la superficie, o si entra en pánico, el animal puede sumergirse a mayor profundidad, donde no podrá respirar y se asfixiará.

Evidentemente, dormir con seguridad en el mar puede plantear problemas, pero el sistema de los mamíferos marinos los ha resuelto.

Redacción