Mei Yan, la cuidadora de pandas con más paciencia del mundo

Ella es Mei, la cuidadora de pandas con más paciencia del mundo. Y es que estos cachorros que viven en el Centro de Investigación y Cría del Panda Gigante de Chengdu son auténticos profesionales del trolleo.

Esta chica tan agradable con gafas de montura negra es Mei Yan, una criadora de pandas en la Base de Investigación de Chengdu de la Crianza de Panda Gigante. Durante su práctica en 2008, Mei se interesó en ser una criadora de pandas. En los últimos 12 años, ha criado decenas de pandas centro. Tiene 36 años y como comenta a la televisión pública china «no existe un trabajo mejore en el mundo«

Mei tiene más de 100.000 seguidores en Weibo. Sus publicaciones de adorables pandas tienen muchos admiradores. La entusiasta Mei es una «celebridad de Internet» de la Base Panda bajo el apodo de «Nanny Mei».

Los vídeos en Yotube compartidos por pandapia HD tienen millones de visualizaciones.

Después del trabajo, le gusta ver videos de pandas en Weibo. «Me siento relajada y feliz viéndolos así. Los fans de los panda pensarían que yo favorezco a algunos pandas más que a otros.» Aunque para los cuidadores, «los tratan por igual, ya que cada uno de los pandas es un tesoro nacional».

A pesar de que se le envidia que pueda llevar a los pandas regordetes en sus brazos, Mei se queja a menudo de «ser la niñera de estos cachorros traviesos».

«Tengo que hacer los mismos trabajos una y otra vez. Tan pronto como llego aquí, tengo que ponerme un mono y hacer la limpieza. Es un poco aburrido en realidad», dice Mei. «La rutina diaria es limpiar más de 50 kilos de excrementos, y llevar bambúes frescos de más o menos el mismo peso. Es absolutamente un trabajo manual de largas horas.» Estos bebés pandas pueden pesar más de 20 kilogramos. Necesitarán mucha fuerza para sostenerlos. Para eso, Mei se entrenó para convertirse en una «chica dura». En su opinión, este trabajo requiere un inmenso entusiasmo y perseverancia.

Aunque los cachorros son lindos, sus patas y dientes pueden ser muy afiladas. Mei recibe nuevas marcas cada día en sus brazos. «Muchos turistas no saben nada de los pandas, asumiendo que son tan dóciles como los gatos y los perros que pueden ser tocados a voluntad. De hecho, los pandas son animales salvajes agresivos». A pesar de esto, ella trata a cada panda como a su propio hijo. «Sólo están jugando contigo, pero es muy común que tengamos moretones en los tobillos mordidos por ellos.»

«La temporada de reproducción de los pandas es de junio a agosto, cuando los criadores se dedican por completo a ello», dice Mei. Una vez que el panda muestra signos de parto, los criadores estarán de guardia durante 24 horas a su lado, sin mencionar el permanecer despiertos toda la noche. Después del parto, continúan cuidando de la madre lactante. Aparte de eso, cuidar del recién nacido es otro trabajo que requiere extremo cuidado. «Son tan vulnerables. Podrían salir lastimados fácilmente», dice Mei. «Para ser una niñera competente, necesitas paciencia, amor y conocimiento profesional». A pesar de las dificultades, al hablar de su trabajo, Mei no pudo evitar decir «un cachorro tan encantador».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *