Un peligroso paseo al lado de una osa parda cantábrica

Nervios de acero y mucha sangre fría hay que tener para pasear sin inmutarse al lado de toda una osa parda cantábrica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *