Astrónomos descubren docenas de objetos desconocidos en la Vía Láctea

El telescopio ruso ART-XC del observatorio espacial Spektr-RG ha realizado otro estudio del Universo descubriendo nuevos objetos celestes en la Vía Láctea

 

Sputnik/Moscú

 

El telescopio de Rusia ART-XC en el observatorio espacial Spektr-RG ha terminado su nuevo estudio de todo el Universo, durante el cual fueron descubiertos docenas de objetos anteriormente desconocidos. La cartografía regular nos permitirá entender cómo evolucionan las galaxias, dicen los astrónomos.

Entre las fuentes registradas por el telescopio ruso ART-XC, se descubrieron varias docenas de objetos previamente desconocidos en la Galaxia (en la Vía Láctea) y más allá, incluidos agujeros negros supermasivos rodeados por una capa de gas frío e invisibles a los rayos X suaves. Algunas de las fuentes registradas exhiben una fuerte variabilidad, como lo demuestra una comparación de los mapas de la primera y la segunda prospecciones», informa la corporación rusa Roscosmos

 

 

vía láctea
© FOTO : IKI RAN Un mapa de todo el cielo captado por el telescopio ART-XC

El número de fuentes de rayos X conocidas por los astrónomos casi se ha duplicado en el reciente mapa hecho por ART-XC, hasta aproximadamente 1000. En los próximos tres años, el telescopio examinará todo el cielo seis veces más, que ayudará a encontrar varios miles de fuentes, esperan los científicos.

Spektr-RG es un proyecto conjunto ruso-alemán. El objetivo del observatorio es escanear el cielo en un amplio rango de energía con alta sensibilidad y resolución angular. 

El observatorio, construido por la empresa rusa de ingeniería aeroespacial Lávochkin, fue lanzado el 13 de julio de 2019 desde el cosmódromo de Baikonur. Cuenta con dos telescopios de rayos X: ART-XC, diseñado por el Instituto de Estudios Espaciales de Rusia, y el otro, eROSITA, construido en Alemania por el Instituto Max Planck.

Los investigadores prevén que Spectr-RG recoja mapas completos de Rayos X del cielo cada seis meses durante los próximos tres años, según el sitio web del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Rusa de Ciencias.

Estas mediciones ayudarán a los astrónomos a realizar un censo más detallado de las galaxias y a comprender qué procesos gobiernan su evolución, incluyendo qué es lo que hace que «mueran» repentinamente y dejen de producir nuevas estrellas.