Dejar caer un trozo de hielo por un pozo de 90 metros en la Antártida suena mucho más genial de lo que esperábamos

No es de extrañar que dejar caer un trozo de hielo por una perforación de 90 metros en un glaciar de la Antártida suene bien, pero el sonido real que produce sigue siendo totalmente sorprendente.

 

En este vídeo publicado en Twitter por el glaciólogo Peter Neff, escuchamos una grabación de este asombroso sonido.

La caída comienza con unos ruidos huecos y estrepitosos. Pero a medida que el hielo llega al fondo del agujero de 270 pies de profundidad, emite un sonido increíble que recuerda a un blaster láser de ciencia ficción o al ruido que hacen los personajes de dibujos animados de antaño cuando corren.

Es un fenómeno muy divertido, y sólo uno de los muchos descubrimientos que han surgido al sondear las profundidades de los glaciares.

Redacción