Artemis 1: la NASA sienta las bases para la exploración espacial más allá de la Tierra

La misión Artemis 1 sienta las bases para la exploración espacial más allá de la Tierra

La NASA regresa a la Luna. NASA
Jack Burns, University of Colorado Boulder

La misión Artemis 1 de la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos) está preparada para dar un paso clave hacia el regreso de los seres humanos a la Luna tras una pausa de medio siglo. El lanzamiento fue programado durante la mañana del 29 de agosto del 2022, pero fue aplazado debido a un error con un motor del cohete. La próxima oportunidad para lanzar el cohete es el 3 de septiembre, en una misión de prueba, conducida sin tripulación.

La nave espacial está programada para viajar a la Luna, desplegar algunos pequeños satélites y luego ponerse en órbita. El objetivo de la NASA es poner en práctica el funcionamiento de la nave, probar las condiciones que experimentará la tripulación en la Luna y sus alrededores, y garantizar que la nave y sus ocupantes puedan regresar a la Tierra sin peligro.

The Conversation pidió a Jack Burns, profesor y científico espacial de la Universidad de Colorado en Boulder y previo miembro del Equipo de Transición Presidencial de la NASA, que describiera la misión, explicara lo que el programa Artemis promete hacer por la exploración del espacio y reflexionara sobre cómo ha cambiado el programa espacial en el medio siglo transcurrido desde que los humanos pisaron por última vez la superficie lunar.

¿En qué se diferencia Artemis 1 de los demás cohetes que se lanzan habitualmente?

Artemis 1 va a ser el primer vuelo del nuevo Space Launch System. Se trata de un vehículo de “elevación pesada”, como lo denomina la NASA. Será el motor de cohete más potente que jamás haya volado al espacio, incluso más potente que el sistema Saturno V de Apolo que llevó a los astronautas a la Luna en los años 60 y 70.

Se trata de un nuevo tipo de sistema de cohetes, ya que cuenta con una combinación de motores principales de oxígeno líquido e hidrógeno y con dos propulsores de cohetes sólidos acoplados derivados del transbordador espacial. En realidad es un híbrido entre el transbordador espacial y el cohete Saturno V de Apolo.

Las pruebas son muy importantes, ya que la cápsula Orion se va a poner a prueba. Estará en el entorno espacial de la Luna, un entorno de alta radiación, durante un mes. Y, lo que es más importante, se probará el escudo térmico, que protege a la cápsula y a sus ocupantes, cuando regrese a la Tierra a 25.000 millas por hora. Esta será la reentrada más rápida de una cápsula desde el Apolo, por lo que es muy importante que el escudo térmico funcione bien.

Esta misión también va a llevar una serie de pequeños satélites que se pondrán en órbita de la Luna. Estos satélites realizarán una serie de trabajos científicos precursores muy útiles, desde la búsqueda de cráteres permanentemente ensombrecidos donde los científicos creen que hay agua hasta la realización de más mediciones del entorno de radiación, para ver los efectos en los seres humanos en caso de exposición a largo plazo.

A diagram showing the earth, moon and flight path of a spacecraft
El plan es que Artemis 1 despegue, viaje a la Luna, despliegue satélites, orbite la Luna, regrese a la Tierra, entre en la atmósfera con seguridad y se sumerja en el océano. NASA

¿Cuál es el objetivo del proyecto Artemis? ¿Qué se avecina en la serie de lanzamientos?

La misión es un primer paso hacia Artemis 3, que va a dar lugar a las primeras misiones humanas a la Luna en el siglo XXI y las primeras desde 1972. Artemis 1 es un vuelo de prueba sin tripulación.

Artemis 2, cuyo lanzamiento está previsto para unos años después, llevará astronautas a bordo. También será una misión orbital, muy parecida a la del Apolo 8, que dio la vuelta a la Luna y volvió a casa. Los astronautas pasarán más tiempo orbitando la Luna y probarán todo con una tripulación humana.

Y, finalmente, eso llevará a un viaje a la superficie de la Luna en el que Artemis 3 - en algún momento a mediados de la década - se encontrará con la nave espacial SpaceX y transferirá a la tripulación. Orión permanecerá en órbita y la nave lunar llevará a los astronautas a la superficie. Irán al polo sur de la Luna para observar una zona que los científicos no han explorado antes para investigar el hielo que hay allí.

Artemis recuerda a Apolo. ¿Qué ha cambiado en el último medio siglo?

La razón de ser de Apolo que [el Presidente John F.] Kennedy imaginó inicialmente era ganarle a la Unión Soviética en llegar a la Luna. La administración no se preocupaba especialmente por los viajes espaciales, ni por la propia Luna, pero representaba un objetivo audaz que claramente pondría a Estados Unidos en primer lugar en términos de espacio y tecnología.

La desventaja de hacer eso es el viejo dicho “se vive por la espada, se muere por la espada”. Cuando los EEUU. llegaron a la Luna, era básicamente un juego terminado. Ganamos a los rusos. Así que pusimos algunas banderas e hicimos algunos experimentos científicos. Pero rápidamente después del Apolo 11, en unas pocas misiones más, Richard Nixon canceló el programa porque los objetivos políticos se habían cumplido.

a large rocket with two boosters attached to its sides standing between two massive gantries
El nuevo Sistema de Lanzamiento Espacial de la NASA se traslada desde el edificio de ensamblaje de cohetes a la plataforma de lanzamiento. NASA

Este es un entorno muy diferente. No estamos haciendo esto para vencer a los rusos o a los chinos o a cualquier otro, sino para iniciar una exploración sostenible más allá de la órbita terrestre.

El programa Artemis tiene varios objetivos. Incluye la utilización de recursos in situ, es decir, el uso de recursos a mano como el hielo de agua y el suelo lunar para producir alimentos, combustible y materiales de construcción.

El programa también está ayudando a establecer una economía lunar y espacial, empezando por los empresarios, ya que SpaceX está muy presente en esta primera misión a la superficie de la Luna. La NASA no es propietaria de la Starship, pero está comprando asientos para que los astronautas puedan ir a la superficie. SpaceX utilizará después la Starship para otros fines: para transportar otras cargas útiles, astronautas privados y astronautas de otros países.

Cincuenta años de desarrollo tecnológico significan que ir a la Luna ahora es mucho menos costoso y más factible tecnológicamente, y que es posible realizar experimentos mucho más sofisticados si se tiene en cuenta la tecnología informática. Esos 50 años de avance tecnológico han cambiado por completo las reglas del juego. Ahora casi cualquiera con recursos financieros puede enviar una nave espacial a la Luna, aunque no necesariamente con seres humanos.

Los Servicios Comerciales de Carga Lunar de la NASA contratan a empresas privadas para que construyan aterrizadores sin tripulación para ir a la Luna. Mis colegas y yo tenemos un radiotelescopio que irá a la Luna en uno de los módulos de aterrizaje en enero. Esto no habría sido posible hace 10 años.

Artemis es un programa ambicioso, pero la tecnología ha avanzado enormemente en los 50 años transcurridos desde la última vez que los humanos fueron a la Luna.

¿Qué otros cambios nos depara Artemis?

La administración ha dicho que en ese primer vuelo con tripulación, en Artemis 3, habrá al menos una mujer y muy probable una persona de color. Puede que sean la misma persona. Puede que haya varios.

Estoy deseando ver más de esa diversidad, porque los jóvenes de hoy en día que miran a la NASA pueden decir: “Oye, hay un astronauta que se parece a mí. Yo puedo hacer esto. Puedo formar parte del programa espacial”.

Este artículo fue traducido por Dialektika.The Conversation

Jack Burns, Professor of Astrophysical and Planetary Sciences, University of Colorado Boulder

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Comenta