Desvelan las primeras imágenes tomadas por el nuevo super observatorio solar de China

En una rueda de prensa desde Pekín se dieron a conocer al público las primeras imágenes del observatorio de última generación de China, el Observatorio Solar Espacial Avanzando, o ASO-S por sus siglas en inglés. Con un valor de ~126 millones de dólares se une a la flota de sondas espaciales que buscan aportar a incrementar el conocimiento sobre el funcionamiento de nuestra estrella principal. Los descubrimientos realizados permitirían entender mejor las fulguraciones solares y tener sistemas de alarma ante grandes llamaradas solares.

Observación continua de la evolución del campo magnético durante 4
horas por el Magnetómetro Vectorial de Disco Completo.

Lanzamiento y puesta en órbita

El pasado 8 de octubre despegaba a bordo de un cohete Larga Marcha o Long March 2D desde el centro espacial de Jiuquan, en el desierto de Badain Jaran, noroeste de China. El lanzamiento pasó sin inconvenientes e insertó exitosamente a ASO-S en una órbita de 720 kilómetros de altura. Donde estaría trabajando constantemente durante al menos 4 años, vida útil con la cual fue diseñado.  

Durante los últimos 2 meses pasó por la fase de pruebas y calibración para finalmente ofrecernos las primeras imágenes científicas capturadas por los instrumentos a bordo del observatorio. Más específicamente el Magnetómetro Vectorial de Disco Completo, el Captador de Rayos X Duros y el Telescopio Solar de Lyman Alfa.

 Observaciones de nuestro sol

El magnetómetro vectorial logró por primera vez medir y registrar con alta precisión el campo magnético solar desde el espacio por China. Se espera esto permita conseguir una gran resolución temporal para comparar datos en diferentes épocas del año y especialmente cuando entremos en el máximo del Ciclo Solar 25.

Comparación entre las imágenes de la misma región del Sol en el mismo intervalo de tiempo capturadas por el observatorio terrestre HSOS-SMART (izquierda) y el observatorio en órbita ASO-S (derecha.)

El captador de rayos X duros, los cuales corresponde a fotones ligeramente menos energéticos que los rayos Gamma, ofreció una nueva perspectiva del Sol. Sentando así las puertas a observaciones constantes y en alta resolución de las estructuras que aparecen en la superficie y atmósfera solar.

Comparación de imágenes de rayos X duros durante la llamarada de clase C observada por el instrumento Capturador de Rayos X duros y el AIA/SDO el 11 de noviembre, durante el evento llamado "double 11".

El telescopio Solar de Lyman Alfa, la cual es una línea espectral del hidrógeno y característica al observar estrellas, cuenta con tres sub- instrumentos. El Capturador de Superficie Solar, Telescopio Solar Blanco y el Coronografo Solar. Estos buscan trabajar en conjunto para estudiar las llamaradas solares y eyecciones de masa coronal, además de ayudar a descifrar el por qué la atmósfera es mucho más caliente que la superficie.

Observación de una llamarada solar observada el 25 de noviembre por el telescopio de Lyman Alfa.

Cooperación internacional

Estamos a menos de 3 años de alcanzar el punto máximo del Ciclo Solar 25, donde se espera el Sol entre en una temporada de muy alta actividad y se tenga una alta proliferación de manchas solares y eyecciones de masa coronal. Este evento ofrece una gran oportunidad de estudio para preparar a la humanidad en caso de una tormenta solar de gran intensidad que puede afectar todos los sistemas eléctricos y se requieren de tantos ojos en el Sol como sea posible.

Francisco Andrés Forero Daza
Sígueme 😉

Licencia de Creative Commons
¡Esta es una licencia de Cultura Libre! Nuestra publicación está bajo una Licencia de Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional.