El nuevo clima extremo producido por los cambios en el vórtice polar

Diciembre de 2022 y enero de 2023 trajeron un latigazo meteorológico invernal al centro y este de Estados Unidos.

A finales de diciembre, muchos estadounidenses echaron mano del equipo para el frío cuando una ráfaga de aire ártico inusualmente frío se extendió hacia el sur y provocó una pesadilla para los viajeros en Navidad.

En Michigan y otras partes del Medio Oeste, se formó un «ciclón bomba» a lo largo del frente frío que trajo fuertes vientos y condiciones de nieve en polvo. En algunas partes del norte del estado de Nueva York y Canadá, la nieve potenció la tormenta, llegando a caer más de 125 centímetros en Buffalo en un periodo de cinco días. El extenso frente frío también dejó su huella en el sureste, donde el aire frío contribuyó a provocar tornados, interrumpió el suministro eléctrico y afectó a los sistemas de abastecimiento de agua.

En los primeros días de enero de 2023, las condiciones cambiaron radicalmente. En lugar de un frío impropio de la estación, muchas de las mismas zonas experimentaron un calor inusual. Con temperaturas entre 20 y 30 grados Fahrenheit más altas de lo normal en el este de EE.UU., el tiempo primaveral batió récords de temperatura en varios estados. 

La primera semana de 2023 también trajo a Europa un calor sin precedentes

Una masa de aire cálido procedente de la costa occidental de África batió miles de récords de temperatura en toda Europa. El día de Año Nuevo, al menos siete países registraron el mes de enero más cálido de su historia.

«Hay un hilo conductor que conecta todas estas temperaturas extremas», explica Judah Cohen, científico visitante del Instituto Tecnológico de Massachusetts y meteorólogo de la Investigación Atmosférica y Medioambiental (AER).

En diciembre, observamos un alargamiento y debilitamiento del vórtice polar estratosférico en el Ártico, la banda de fuertes vientos del oeste que circula entre 16 y 48 kilómetros por encima del Polo Norte en invierno», dijo Cohen

Cuando el vórtice polar es fuerte y circular, mantiene el aire frío embotellado sobre el Ártico; cuando se debilita y se alarga, la corriente en chorro de la troposfera también tiende a alargarse hacia el sur y el aire frío del Ártico puede extenderse hacia las latitudes medias.

«Pero cuando el vórtice polar se ‘alarga’, no permanece mucho tiempo en esa configuración», añadió Cohen. «Como una goma elástica, tiende a ‘encajar’ de nuevo en una forma circular, normalmente en el plazo de una semana». Según Cohen, el retroceso a principios de 2023 fue una de las principales razones por las que la corriente en chorro se enderezó y por las que las masas de aire más cálidas procedentes de las regiones ecuatoriales calentaron el este de EE.UU. y Europa.

También hay una cuestión más complicada que Cohen y otros científicos atmosféricos especializados en la estratosfera están investigando con creciente interés: ¿son cada vez más frecuentes con el tiempo estas perturbaciones del vórtice polar estratosférico -estos fenómenos de estiramiento- y, en caso afirmativo, por qué?

Tras analizar décadas de datos metrológicos utilizando el modelo de reanálisis meteorológico MERRA-2 mantenido por la Oficina de Modelización y Asimilación Global (GMAO) de la NASA, Cohen y sus colegas creen que los eventos de vórtice polar estirado se han vuelto más comunes desde 1980.

En un estudio publicado en Science en 2021, Cohen y sus colegas vincularon la disminución del hielo marino ártico en los mares de Barents y Kara y el aumento de las nevadas en Siberia -ambos relacionados con el cambio climático- con un aumento de las perturbaciones de los vórtices polares y las olas de frío en las latitudes medias.

Licencia de Creative Commons
¡Esta es una licencia de Cultura Libre! Nuestra publicación está bajo una Licencia de Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional.