«Puede seguir así meses»: nueva erupción del Etna sobre un manto de nieve

El Etna sigue dando espectáculo, y una vez más de noche, con el 14º evento paroxístico registrado desde el 16 de febrero en el volcán activo más alto de Europa

La nueva fase, según las conclusiones del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología-Observatorio Etneano de Catania, ha vuelto a afectar al cráter del Sureste y ha durado varias horas terminando por la mañana

erupción del Etna
Rai News

El decimocuarto paroxismo del año en el volcán activo más alto de Europa ha estado «acompañado» de una particularidad: violentos rugidos que han sacudido las instalaciones y despertado a los habitantes de los pueblos de las laderas del Etna. Un fenómeno debido a la emisión de gases desde los cráteres de la cumbre que forma parte de la actividad tradicional de la «montaña», de «Idda» (Ella), como la llaman los cataneses.

 

 

 

erupción del Etna

El fenómeno se caracterizó por una fuente de lava, emisión de ceniza eruptiva, caída en la ladera sureste del Etna, rugidos que se escuchan a gran distancia y un flujo de lava que se expande a lo largo del lado occidental del Valle del Bove.

 

El de hoy es el decimocuarto episodio eruptivo del Etna – que ahora incluso los no iniciados han aprendido a llamar paroxismo – la secuencia comenzó el 16 de febrero. «Cada vez un nuevo elemento – dijo el investigador del Ingv, Alessandro Bonforte – esta vez es el turno de los estallidos, que han generado mucho miedo. Una serie densa y cercana que ha despertado y alarmado a muchos esta noche, cuando a partir de las 2 aproximadamente, se vuelve a oír y ver el volcán, con su temblor, la fuente de lava, el desbordamiento de lava del cráter hacia el sureste.

Los rugidos no son más, explica el vulcanólogo, que «el sonido de las burbujas de gas que estallan, como globos o como en la olla cuando hierve el agua».

Redacción