Terremotos y volcanes: ¿qué está pasando en Islandia?

Una serie intensa de terremotos sacudió la península de Reykjanes, en el suroeste de Islandia, el viernes 10 de noviembre. Se detectaron cientos de temblores a través de las redes regionales de sismómetros, y varios de ellos fueron lo suficientemente fuertes como para sentirse en Reykjavik, a unos 50 kilómetros de distancia. Se emitió una alerta de protección civil avisando del riesgo de una erupción volcánica, que sería la cuarta desde 2021.

file 20231114 25 2vgr9w
Una erupción volcánica en julio de 2023 en Litli Hrutur, en la península de Reykjanes, treinta kilómetros al sur de la capital, Reykjavik, Islandia. EPA

¿Por qué ocurre este fenómeno repetidamente? ¿Qué podría suceder?

Islandia está situada sobre la dorsal mesoatlántica, donde las placas norteamericana y euroasiática se separan aproximadamente 2 centímetros al año. En el manto terrestre, donde las rocas se comportan como materiales rígidos, las placas pueden deformarse de manera continua.

 Pero cerca de la superficie, las rocas de la corteza terrestre son frías y quebradizas: solo se estiran al romperse. Es como si estirases los extremos de una barra de chocolate con un interior suave pero una cubierta dura; la tensión acumulada al separarse las placas se libera de golpe cuando la capa exterior se quiebra.

La península de Reykjanes es la punta suroeste de Islandia, donde la dorsal mesoatlántica emerge del mar. En esta región, la corteza terrestre responde a fuerzas tectónicas inevitables, rompiéndose cada varios cientos de años y formando una falla o fisura.

La última secuencia de ruptura de la corteza y erupciones ocurrió hace más de 800 años. Desde entonces, se estima que las placas se hayan separado alrededor de dieciséis metros.

Actualmente nos encontramos en una nueva fase de ruptura, marcada por cientos o miles de terremotos, muchos de los cuales son lo suficientemente significativos como para sentirse en el suroeste de Islandia. Todos son provocados por la llegada de magma cerca de la superficie.

Cada terremoto y erupción liberan parte de la energía almacenada en estas placas tectónicas. Eventualmente, cuando esta tensión se libere por completo, las erupciones cesarán. En los últimos 50 años, hemos presenciado varios eventos similares de rupturas y erupciones en todo el mundo.

Desde 1975 hasta 1984, 18 series de terremotos y 9 erupciones de lava sacudieron el norte de Islandia, en un episodio conocido como “Krafla fires”. Entre 2005 y 2010, 14 series de terremotos y 3 erupciones ocurrieron a lo largo de una sección de 80 kilómetros en un valle de la dorsal en Afar, al norte de Etiopía.

Las rupturas de la corteza están “lubricadas” por la presencia de magma, al igual que en otras dorsales oceánicas. El magma se forma continuamente en lo profundo y su densidad lo impulsa hacia arriba.

Dentro de la corteza rígida y quebradiza, el magma solo puede moverse a lo largo de fracturas. Sin embargo, una vez que comienza a ascender, encuentra su camino hacia zonas cada vez menos profundas, lo que aumenta el riesgo de erupción.

Vista desde arriba

Los científicos de la Oficina Meteorológica de Islandia pueden detectar lo que sucede en lo profundo y localizar los más mínimos temblores con la ayuda de redes de sismómetros. Estos instrumentos alertan al equipo sobre nuevas rupturas de rocas en la corteza terrestre y su ubicación.

Los sensores que se comunican con constelaciones de satélites de navegación pueden proporcionar mediciones locales de los pequeños movimientos en la superficie terrestre. Las imágenes de radar de satélite permiten mapear en 3D y medir la forma en evolución de esta superficie.

La serie de terremotos que comenzó a finales de octubre es la más reciente de una secuencia de eventos que inició a principios de 2020 y que hasta ahora culminó en tres erupciones del sistema volcánico Fagradalsfjall, en el suroeste de Islandia, en 2021, 2022 y en el verano de 2023.

Cuando los terremotos comenzaron esta vez, se concentraron alrededor de otro sistema volcánico, Thorbjörn, a 10 kilómetros al oeste de Fagradalsfjall. Inicialmente, no hubo deformación visible en la superficie terrestre, y no estaba claro si era simplemente un ajuste de la corteza terrestre tras el episodio previo de rupturas.

Luego, los signos indicaron que la superficie terrestre comenzaba a elevarse, indicando la llegada de nuevo magma a la corteza. Durante el último fin de semana, la situación evolucionó rápidamente. El tamaño, número y ubicación de los terremotos indicaban todos el llenado de una fisura en la corteza por magma, a una profundidad de aproximadamente 5 kilómetros.

El magma continuó penetrando y las extremidades de la fisura se abrieron, creando un camino a través de la corteza hasta que el “dique”, este filón de roca infiltrado en una grieta, alcanzó una longitud de aproximadamente 15 kilómetros. El magma aún no ha alcanzado la superficie, pero los movimientos del suelo y los modelos computacionales sugieren que un reservorio de magma se ha acumulado a menos de 1 kilómetro de profundidad.

¿Una erupción es inminente?

Hasta ahora, parece muy probable que este magma alcance la superficie y desencadene una erupción. Sin embargo, los equipos de monitoreo solo podrán saber cuándo y dónde ocurrirá esto cuando detecten señales específicas de movimiento de magma. Estos signos pueden incluir un “zumbido” repetitivo de temblores volcánicos, indicando que el magma puede entrar en erupción en las próximas horas, o terremotos aumentando a profundidades muy bajas.

Por el momento, el dique parece extenderse directamente debajo de la ciudad de Grindavik, una comunidad de pescadores situada en el suroeste de Islandia. Si se produce una erupción en la superficie, probablemente será similar a las erupciones de 2021-2023 en Fagradalsfjall: una fisura que se abre en la superficie de la Tierra, con chorros de roca fundida roja y caliente y lava que desciende por la ladera alejándose del sitio de la erupción.

file 20231113 19 s4jh3m
Campo de lava de la erupción de 2021 en Fagradalsfjall”. Tamsin Mather

La amenaza dependerá, por tanto, del lugar donde comience la erupción y de la distancia que recorra la lava. Los gases liberados por el magma en erupción, combinados con la combustión de la turba y la vegetación, podrían crear un aire tóxico, dependiendo de la velocidad de las erupciones y la dirección del viento.

Si se produce una erupción en la ciudad de Grindavik, los efectos podrían ser similares a los de la de Eldfell en 1973, que sepultó parte de la ciudad de Heimaey. Por eso se ha llevado a cabo la evacuación preventiva de la ciudad, de la central geotérmica cercana de Svartsengi y del Lago Azul, una de las atracciones turísticas más conocidas de Islandia.

Si la erupción ocurre en el extremo sur del dique, que se extiende hacia el mar, será submarina: el encuentro entre la lava caliente y el agua de mar podría generar explosiones a pequeña escala y nubes de ceniza locales, y el mar en ebullición podría liberar gases tóxicos.

Incluso si los efectos de una erupción submarina no fueran probablemente tan extensos como los de la erupción del Eyjafjallajökull en 2010, que llevó al cierre del espacio aéreo sobre una amplia área del norte de Europa durante varias semanas, incluso una pequeña erupción submarina añadiría desafíos a las autoridades… hasta en un país tan bien preparado como Islandia.

David Pyle: Profesor de Ciencias de la Tierra, Universidad de Oxford.

Tamsin Mather: Profesor de Ciencias de la Tierra, Universidad de Oxford.