Una de las estrellas más masivas y luminosas de la Vía Láctea viaja a gran velocidad

Tras una densa nube de gas y polvo interestelar en nuestra galaxia, un instrumento del Gran Telescopio Canarias ha detectado una estrella supergigante azul con una masa de casi 50 veces la del Sol y una luminosidad próxima al millón de veces la de nuestro astro. Lo más desconcertante es que de un día para otro su velocidad ha variado 60 km/s.

Estrella 2MASS J20395358+4222505 enmarcada por encima de la nube de gas ionizado (en verde) y en imagen ampliada. Su color rojo revela que se trata de una estrella muy oscurecida, ya que intrínsecamente la estrella es de color azul debido a su alta temperatura (unos 24.000 grados). / Proyecto GALANTE, imagen obtenida con el telescopio JAST/T80 del observatorio de Javalambre (I.P. J. Maíz Apellániz)

Su nombre es largo: estrella 2MASS J20395358+4222505, pero es una de las más luminosas de nuestra galaxia. Está situada cerca del corazón de la región de formación estelar masiva más cercana, Cygnus-X, a unos 5.700 años luz de la Tierra.

Sin embargo, es una estrella desconocida. La razón de su casi anonimato es que  se encuentra detrás de densas nubes de gas y polvo que reducen su luz visible casi 10.000 veces antes de alcanzarnos. De este modo, la que sería intrínsecamente una estrella de magnitud 4, visible a simple vista (el ojo alcanza hasta una magnitud 6) es apenas una entrada más en los catálogos, una estrella de magnitud 14 (en astronomía, cuando más brillante es una estrella menor es su magnitud).

Por sus características peculiares, J20395358+4222505 fue observada durante la puesta a punto del espectrógrafo multiobjeto MEGARA tras su instalación en el Gran Telescopio Canarias (GTC o Grantecan) ubicado en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en la isla canaria de La Palma).

Esta supergigante azul tiene una masa casi 50 veces mayor que la del Sol y una luminosidad un millón de veces superior, pero no se había visto bien porque estaba oculta detrás de densas nubes de gas y polvo interestelar en nuestra galaxia

 
 

El resultado, publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Societyha sido triplemente revelador para los investigadores.

En primer lugar, la estrella ha resultado ser una potente supergigante azul. Con una masa de casi 50 veces la masa del Sol, un radio de casi 40 veces el solar y una luminosidad que se acerca al millón de veces la del Sol, se trata de una de las estrellas más masivas y luminosas de la Vía Láctea.

En segundo lugar, la estrella se encuentra en una rara fase de evolución, acercándose al final de su vida en la secuencia principal (donde las estrellas pasan el 90% de su vida) y a punto de sufrir importantes cambios que la transformarán. Los investigadores creen que, probablemente, la estrella pasará a ser una hipergigante azul, de las cuales se conocen muy pocas en la Vía Láctea.

Su extraña velocidad

La tercera sorpresa, la más inesperada, es que la estrella parece variar extraordinariamente su velocidad. Dos observaciones realizadas en días consecutivos muestran un cambio de velocidad de la estrella de hasta 60 km/s. Una velocidad tan elevada, en una estrella de masa tan grande, implica una influencia gravitatoria enorme que la obligue a desplazarse tan rápidamente.

Dos observaciones realizadas en días consecutivos muestran un cambio de velocidad de la estrella de hasta 60 km/s. Alguna influencia gravitatoria enorme la está obligando a desplazarse tan rápidamente.

 
 

Los investigadores barajan dos posibles explicaciones: una estrella comparable o un objeto compacto (estrella de neutrones o agujero negro) como compañeros en un sistema binario. Sin embargo, en las observaciones no se advierte ningún signo de estrella compañera, lo que reduce aún más las opciones. Si se tratara de un objeto compacto, la estrella progenitora debería haber sido una de las de mayor masa de nuestra galaxia. 

“Por el momento, ya hemos descubierto que se trata de un coloso azul escondido tras una muralla de gas y polvo interestelar, astronómicamente, en el jardín de nuestra casa”, explica Artemio Herrero, catedrático de la Universidad de La Laguna (ULL) e investigador del IAC que ha dirigido el estudio.

El objeto ha podido ser observado con gran precisión y detalle gracias al instrumento MEGARA instalado en el Gran Telescopio Canarias

 
 

“Nuevas observaciones son necesarias para desentrañar la verdadera naturaleza de J20395358+4222505, cuya historia, tanto hacia el pasado como hacia el futuro, lo convierten en uno de los objetos más peculiares de la galaxia”, añade Sara Rodríguez Berlanas, investigadora de la Universidad de Alicante, que fue doctoranda en el IAC/ULL, y coautora del artículo. Las nuevas observaciones deberán confirmar los cambios de velocidad y permitir determinar una posible órbita.

Para Armando Gil de Paz, astrofísico de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) e investigador principal del instrumento MEGARA, “este proyecto demuestra que la información espectroscópica detallada que permiten instrumentos como MEGARA, unidos a grandes telescopios como GTC, son fundamentales para desvelar muchos de los misterios que objetos de apariencia tan irrelevante como J20395358+4222505 esconden”.

Además del IAC, la ULL y la UCM, en este estudio ha participado el Observatorio Europeo Austral (ESO), el Centro de Astrobiología (CAB), la Universidad de Múnich, la Universidad de Innsbruck, la UCM y la empresa Fractal. 

Referencia:

A. Herrero et al: “The nature of the Cygnus extreme B supergiant 2MASS J20395358+4222505”. MNRAS, 2022.

El Gran Telescopio Canarias y los Observatorios del IAC forman parte de la red de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS) de España.

 
Fuente: SINC/IAC
Derechos: Creative Commons.
Redacción