Despegue del Ariane 6: el nuevo cohete europeo

El Ariane 6 se alzó esta noche sobre los cielos sudamericanos. La base de lanzamiento de la Guayana Francesa en Korou se produjo a las 21:00 y con él, el futuro de Europa en el espacio. Hoy debutaba la versión ligera con dos aceleradores laterales de combustible sólido.

El vuelo inaugural

A las 21:00 exactas el cohete se alzó impulsado por el motor Vulcain y los cohetes laterales de combustible sólido, e instantes después libró la torre de lanzamiento ELA-4. El programa de rotación funcionó correctamente estabilizando el cohete. La aceleración siguió nominalmente pasando los primeros 100 segundos del lanzamiento.

Durante todo el ascenso se siguió la trayectoria del cohete gracias a un cielo despejado en contra de lo que se vivió esta misma mañana. La lluvia se hizo omnipresente y los cielos cubiertos amenazaron el lanzamiento. 

Imagen en vuelo del cohete. Fuente: ESA

Fase intermedia del vuelo

La separación de los cohetes laterales se produjo nominalmente, aunque el retraso de 20 segundos de las cámaras de a bordo crearon una atmósfera tensa.

Volando a más de 100 kilómetros  de altura y 300 desde Korou, el Ariane 6 se deshizo de su cofia, que protegía más de una docena de cargas. Algunas de las cuales volverán a tierra para probar su diferentes sistemas de reentrada.

Tras el apagado de la primera etapa el cohete permaneció unido durante casi 30 segundos. Esta técnica llamada coasting permite ahorrar combustible en según que trayectorias de lanzamiento. Después de la separación el motor Vinci de la segunda etapa se encendió apoyado en una Unidad de Potencia Auxiliar. Una de las grandes novedades de este motor respecto al empleado en el Ariane 5.

Imágen del DLR del motor Vinci. Uno de los más eficientes jamás creados.

Ignición de la segunda etapa

Debido a su gran eficiencia, el motor Vinci, alimentado por hidrógeno líquido y oxígeno líquido permanece encendido durante un gran periodo de tiempo. Además es el encargado de darle el mayor impulso al cohete pese a ser con diferencia la etapa más pequeña del nuevo cohete. Esta era la última etapa del Ariane 6. Pero al contrario de lo habitual, el dispensador de cargas no se separó. 

Con este vuelo inaugural, también entra en funcionamiento la normativa europea para luchar contra la basura espacial. Por eso varias de las cargas regresarán a tierra y se enfrentarán a la reentrada. Al permanecer acopladas a la segunda etapa, que se desorbitará dentro de una hora y media aproximadamente.

Martín Morala Andrés

Deja una respuesta