Así cruzaron el Atlántico dos italianos en sus coches en 1999

El 4 de mayo de 1999, Marco Amoretti, de 24 años, sus dos hermanos y un amigo, Marcolino De Candia, zarparon de las Islas Canarias en dos de las embarcaciones más extrañas jamás concebidas. Los cuatro hombres iban en coches. Habían sellado los vehículos, los habían dotado de velas y se dirigían al Caribe, a unos 5.000 km de distancia.
El viaje había sido el objetivo de toda la vida del padre de Amoretti, Giorgio. Pero cada vez que había intentado organizar el viaje, la administración y la financiación lo habían frustrado.
«Era una personaje muy especial», dice Amoretti, desde Italia. «Un sueño es un sentimiento humano extraño, pero toda su vida buscó la libertad, la fantasía, una actuación y tratar de cruzar los límites del mundo normal».

Desde las Islas Canarias hasta Martinica. Una aventura de 4.700 kilómetros y 119 días que permitió a los italianos Marco Amoretti y Marcolino De Candia ser los primeros en cruzar el Atlántico en coches flotantes.

Así cruzaron el Atlántico dos italianos en sus coches en 1999

Redacción