Las bacterias han sido sometidas a miles de estudios científicos, pero hasta la fecha no había imágenes nítidas de estas diminutas criaturas. Un equipo de biólogos utilizó un avanzado microscopio para observar en detalle su membrana.
Las llamadas bacterias gramnegativas, como la Salmonella E.coli, cuentan con una densa membrana externa que las hace inmunes a los antibióticos y medicamentos. Por primera vez, los científicos pudieron ver que esta barrera natural tiene puntos fuertes y débiles en su superficie. Ahora tienen previsto realizar más estudios para encontrar una manera de superar dicha resistencia.
Durante el experimento, un equipo de investigadores británicos utilizó un microscopio de fuerza atómica para examinar la bacteria a todos los niveles, desde una escala molecular hasta la celular.
 
Este tipo de microscopio empuja la superficie de la membrana de forma continua con el fin de determinar su forma, como si fuera un invidente que utiliza rayos de láser en lugar de las yemas de los dedos para leer un libro.

Como resultado, lograron captar las que podrían ser las imágenes más nítidas y detalladas de una bacteria viva jamás tomadas. Muestran la armadura natural en todo su esplendor:

En las impresionantes fotos microscópicas, se pueden ver tanto la densidad de las proteínas en la superficie de la membrana, como diminutos agujeros. Pero, ¿para qué sirven?
 
Los autores del estudio explican que estas proteínas de barril beta, bautizadas como porinas, forman túneles a través de la membrana de la bacteria que hacen posible la difusión de las moléculas. Por su parte, las pequeñas áreas lisas son los lipopolisacáridos que se expanden a medida que la célula crece.
 

«Concluímos que la membrana externa es un mosaico de áreas ricas en proteínas de la membrana y ricas en lipopolisacáridos separados en fases. Su mantenimiento es esencial para la integridad de la membrana y, por lo tanto, para el estilo de vida de una bacteria gramnegativa», explican los investigadores.

La principal autora del estudio, la bioquímica Georgina Benn, de la University College de Londres, subraya que las imágenes captadas son muy diferentes de las que normalmente se pueden ver en libros de texto y que muestran una superficie con proteínas ubicadas de forma desordenada y mezcladas con otras partes de la membrana.
En realidad, «los parches de lípidos están separados de las proteínas como el aceite que se separa del agua». Además, en ciertos casos hasta llegan a formar grietas en la membrana, concluye Benn.
 
Informa: Sputnik News