Buscar vida extraterrestre, el nuevo reto de la exploración humana

La mayor probabilidad de hallar vida fuera de La Tierra es encontrar un planeta similar al nuestro que orbite en una estrella similar a la nuestra

El Telescopio Espacial James Webb de la NASA es examinado en una megacámara criogénica del Centro Espacial Johnson de Houston, Texas, que simula las condiciones gélidas del espacio. Mucho más potente que el Telescopio Espacial Hubble, sondeará la formación de estrellas, galaxias y sistemas solares en los que podría existir vida.

El ser humano lleva años dedicando recursos, tanto públicos como privados, a la investigación y búsqueda de vida extraterrestre. Lo que puede parecer el argumento de una película de ciencia ficción es una realidad para numerosos trabajadores en distintos proyectos a lo largo del mundo.

Por ahora sin resultados que llenen grandes titulares tipo « DESCUBREN VIDA EXTRATERRESTRE» se están dando grandes avances, la tecnología utilizada es cada vez más potente, lo que hace 40 años parecía una osadía de la ciencia hoy en día aparentan ser meros juguetes al lado de la sofisticación de la evolución tecnológica humana.

Hay grandes esperanzas puestas en los nuevos telescopios y misiones espaciales que se pondrán en marcha la próxima década, y quien sabe si por fin podamos comprobar que nuestro planeta no es el único lugar en albergar vida, quizá así podríamos quitar de nuestro ADN eso de sentirnos el ombligo del mundo.

 

En el desierto chileno de Atacama, el Telescopio Muy Grande (VLT, Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral (ESO) lanza varios rayos láser hacia el cielo para crear estrellas guía artificiales que ayudan a los astrónomos a corregir las distorsiones causadas por la turbulencia atmosférica. Es uno de los pocos telescopios que pueden captar directamente imágenes de exoplanetas gigantes

Lo que si es evidenciable es que el espacio es inmenso, escapándose, en ocasiones, a nuestro propio intelecto. Otro factor que nos va a la contra es el tiempo, las grandes distancias espaciales y nuestra, aunque en auge, limitada tecnología son un freno al descubrimiento de algún tipo de existencia extraterrestre.

¡Tiene que haber algo ahí! esa frase que tan bien resume la ambición humana por explorar e ir más allá de sus terrenos conocidos está latente en los miles de trabajadores a lo largo del mundo que ahora mismo están dedicando todo su tiempo a encontrar ese ahí, que algún día en forma de grandes titulares llenará nuestro día a día, seguramente, siendo optimistas, a no mucho tardar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *