Descubren un nuevo mundo terrestre que podría ser habitable 

AdobeStock 314117343

Se ha descubierto un planeta de masa similar a la de la Tierra, probablemente rocoso y con atmósfera, en la zona habitable de la estrella enana roja Wolf 1069. Los investigadores estudian la presencia de agua líquida en su superficie.

mpia pr wolf1069b kossakowski 2023 fig1 hires scaled
Ilustración: NASA/Ames Research

Un grupo de astrónomos, dirigido por Diana Kossakowski del Instituto Max Planck de Astronomía en el marco del proyecto Carmenes, del Observatorio de Calar Alto, en un artículo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, describen un planeta que orbita alrededor de su estrella anfitriona, la enana roja Wolf 1069, dentro de la zona habitable, que es la región alrededor de la estrella donde puede existir agua en estado líquido en la superficie del planeta.

El planeta, llamado Wolf 1069b, muy probablemente sea un planeta rocoso y tenga una atmósfera, lo que lo convierte en uno de los pocos objetivos prometedores para buscar signos biológicos y condiciones favorables para la vida.

1024px Bacares09
Uno de los telescopios del observatorio de Calar Alto

Encontrar planetas de masa baja es un gran desafío, los astrónomos han descubierto más de 5000 exoplanetas hasta la fecha, sin embargo, solo el 1,5 % de ellos tienen masas inferiores a dos masas terrestres. Y solo alrededor de una docena de ellos se encuentra en la llamada zona habitable alrededor de su estrella.

 

Dentro del marco de los “potencialmente habitables”

El planeta “orbita la estrella en casi 15,6 días a una distancia 15 veces menor que la distancia entre el Sol y la Tierra”, explica Kossakowski en un comunicado. A pesar de la pequeña distancia de su estrella central, el Wolf 1069b recibe alrededor del 65 % de luz y calor de la que recibe nuestro planeta del Sol, lo que lo hace potencialmente habitable. Además, su rotación es sincrónica con la rotación del Wolf 1069b, es decir, ambos siempre giran hacia el mismo lado, lo que significa que experimenta el día eterno en un hemisferio y del otro lado siempre es de noche.

Cuando analizamos los datos de la estrella Wolf 1069, descubrimos una señal clara y de baja amplitud de lo que parece ser un planeta de una masa aproximada a la de la Tierra, explica en un comunicado Diana Kossakowski, astrónoma del Instituto Max Planck de Astronomía, que descrubrió el nuevo planeta en el marco del proyecto Carmenes, del Observatorio de Calar Alto

Además de agua líquida, la temperatura media de la superficie del planeta también es un factor que determina si un planeta puede ser habitable. Según los cálculos de los científicos, si el Wolf 1069b es un planeta árido y rocoso, la temperatura de su superficie debería ser de –23°C, pero si estuviera envuelto en una atmósfera terrestre, la temperatura media podría alcanzar los 13 °C, como muestran las simulaciones por computadora con modelos climáticos. De esta forma, el agua permanecería líquida en una gran parte del lado diurno del planeta.