Los sonidos de la inquietante y abrasadora superficie de Venus que registró Venera 14

Las sondas soviéticas Venera atravesaron por primera vez  la atmósfera de Venus, que tiene una presión 90 veces mayor que en la Tierra y a una temperatura de 485 grados centígrados.

Allí se obtuvieron unas imágenes únicas de la superficie del planeta en el lugar de aterrizaje.
Además, el aparato midió la densidad, la presión, la temperatura atmosférica, la cantidad de vapor de agua, las partículas de nubes y consiguió grabar unos sonidos alucinantes.


Las sondas Venera permitieron obtener imágenes de la capa de nubes, realizar estudios de la corona de hidrógeno y medir los campos magnéticos y el plasma cercano al planeta, entre otras cosas.
La naves soviéticas también fueron la primera en detectar tormentas y relámpagos en la capa de nubes del planeta.

Hace casi 40 años, Venera 14 aterrizó en Venus y grabó el sonido de su inquietante y abrasadora superficie. ¿Pero qué escuchó? Haz clic en el vídeo de V101 Science para descubrirlo.

El módulo de aterrizaje de Venera 14 funcionó durante al menos 57 minutos (la vida útil prevista era de 32 ) en un entorno con una temperatura de 465 °C y una presión de 94 atmósferas terrestres (9,5 MPa).

Las sondas soviéticas en Venus nos dejaron numerosos recursos sobre el planeta que siguen vigentes hoy en día.