La Belleza del Oso Pardo Cantábrico

En grave peligro y al borde de la extinción esta hermosa especie de oso está consiguiendo recuperarse.

El oso pardo es el animal terrestre en estado salvaje más grande de la fauna ibérica.

Su esperanza de vida supera los 20 años.

La población cantábrica se divide en dos núcleos, el oriental y el occidental, con un censo que supera los 260 ejemplares.

El mayor número de ejemplares se encuentra en el Principado de Asturias.

El oso pardo cantábrico es una de las subespecies de oso pardo más pequeña del mundo. Los machos pueden llegar a sobrepasar los 180 kg., mientras que las hembras rondan los 100 o 140 kg., si bien sufren enormes variaciones de peso a lo largo año.

Renuevan su pelaje una vez al año, en verano, y su tonalidad varía entre el pardo amarillento y el marrón oscuro.

El olfato, su sentido más desarrollado, es extremadamente agudo. Gracias a él pueden detectar a larga distancia muchas de sus fuentes de alimento, amenazas y hasta el estado sexual de otros ejemplares.

Igual que los humanos, el oso pardo es plantígrado, es decir, que al caminar apoya completamente la planta de sus pies.Está bien capacitado para escalar, subir a los árboles y erguirse sobre las patas traseras para acceder a determinados alimentos.

Cuando llega el invierno, una vez bien alimentados y preparados, seleccionan una osera y la acondicionan con materia vegetal. 

Mientras hibernan, reducen a la mitad su ritmo respiratorio, cuatro veces su ritmo cardiaco y bajan su temperatura corporal hasta 4 o 5 grados.

En enero, mientras hibernan, las osas paren entre una y tres crías ciegas. 

Permanecen hasta la primavera en la osera mamando y creciendo, hasta que en abril o mayo salen al exterior con su madre. Cuando cumplen un año y medio de edad y llega la época de celo, la familia se separa. Las hembras suelen quedarse cerca del territorio materno, mientras que los machos generalmente se dispersan por el territorio.

Reportaje de la Fundación Oso Pardo. Un recorrido por la vida de los osos cantábricos a través de las cuatro estaciones del año. Es un documental realizado por la Fundación Oso Pardo (FOP) para el proyecto de Cooperación «Red de Territorios Oseros», desarrollado por los Grupos de Desarrollo Rural Alto Narcea Muniellos, Alto Nalón, Montaña Central y Camín Real de la Mesa y financiado por el programa Leader.

Con datos estimados, se calcula que más allá de los más de 300 osos pardo en la cordillera cantábrica, otros 44 ejemplares se encuentran en el área pirenaica distribuidos principalmente en su zona central y de ellos cuatro estarían en la zona más occidental del Pirineo español, según cifras facilitadas por la Fundación Oso Pardo.

Compartir