La morsa que se quedó dormida en un iceberg en el Ártico y despertó en Irlanda

Esta morsa se quedó dormida en un iceberg y se despertó en Irlanda.

¿Alguna vez te has quedado dormido en el tren, en el metro o en un taxi y te has perdido por completo la parada? No te preocupes, no eres el único en el reino animal que se pierde mientras duerme.

Algo nunca visto, una morsa en la costa occidental de Irlanda. ¿Cómo llegó allí? Según los expertos, es probable que el animal se haya quedado dormido en un iceberg en algún lugar del Ártico y haya flotado hasta Irlanda durante su siesta.

«Yo diría que se quedó durmiendo en un iceberg y se fue a la deriva, en el Atlántico medio o en algún lugar así frente a Groenlandia posiblemente», dijo Kevin Flannery, director del acuario Oceanworld de Dingle, Co. Kerry, declaró al Irish Independent. «Eso es lo que suele ocurrir… se quedan dormidos en un iceberg y son arrastradas desde el Ártico».

Según la responsable de rescate de animales de la RSPCA, Ellie West, que declaró a The Guardian, la morsa se detuvo a descansar en unas rocas y, aunque parecía un poco baja de peso, «no mostraba signos de enfermedad o lesión». El avistamiento ha sido todo un acontecimiento en la costa galesa porque, aunque es habitual que las morsas se posen en las costas del Ártico tras una jornada de caza, rara vez aparecen tan lejos de su hábitat.

Redacción