Aterriza el secreto transbordador espacial militar X-37B tras más de 900 días en el espacio

Tras 908 días en órbita terrestre baja, el transbordador militar estadounidense ha aterrizado hoy. Este vehículo militar ha finalizado su viaje en las antiguas instalaciones del Cabo Cañaveral dedicadas al transbordador espacial de la NASA.

Para el vehículo espacial se trataba de su sexta misión. Aunque, debido a que se existen dos de estas misteriosas astronaves, solo se trataba del tercer vuelo de esta en particular.

Imagen del X-37B antes de su lanzamiento en mayo de 2020. Fuente: Fuerza Espacial de Estados Unidos.

En la sexta misión absoluta, el X37B ha vuelto a pulverizar la marca de persistencia en el espacio. Si en la anterior, último récord, la nave había sobrevivido 780 días, esta vez han sido 909 días en el espacio.

Como comparación, una misión larga del transbordador espacial podía llegar a los 20 días. O las nuevas naves de SpaceX y Boeing que se acoplan a la Estación Espacial internacional pueden sobrevivir en torno a los 200. Siempre y cuando permanezcan acopladas a la EEI, si no, es probable que no puedan sobrevivir más de 30 días en órbita. Mayormente, porque estas naves están diseñadas para llevar tripulación y sin suministros para estas deben volver a la Tierra.

Poco probable es que esta misión haya sido tan larga por el nuevo añadido para esta misión. En esta ocasión, se le había dotado al avión de un módulo de servicio. Este elemento permitió transportar más experimentos de los que puede transportar la nave en su bahía interna.

Única imagen del misterioso vehículo en el espacio. Fue tomada en una misión anterior por una cámara situada en la cofia del vehiculo lanzador, un Atlas V de United Launch Alliance. Fuente: ULA

Como en todas las misiones anteriores, salvo la OTV-5, el vehículo elegido para lanzar la nave fue un Atlas V 501. La versión menos capaz de este cohete.

Te interesa: El ISRO, la agencia low cost que fabrica el nuevo transbordador espacial

Los experimentos transportados en esta misión fueron hechos públicos en aquel lejano 2020, poco antes de su despegue. Más allá, de que, probablemente, se transporten más equipos secretos. Puede que incluso armas ofensivas del tipo ASAT (anti satélite). Y aún más probablemente algún tipo de sistema defensivo.

Este podrá ser de tipo hard kill, un sistema que pare el proyectil entrante con otro lanzado por el sistema de defensa. O soft kill, una suite de guerra electrónica, acompañada por otros sistemas como lanzadores de chaff (una pantalla de láminas de metal que reflejan ondas de radar y evitan que un arma impacte contra el avión).

Los experimentos cubrían una amplia gama de campos. Y estaban proporcionados por varios organismos, la NASA, la fuerza espacial de Estados Unidos, y la academia de la fuera aérea de Estados Unidos, lanzó un satélite aparentemente, dentro de este avión reutilizable.

Destacan entre los experimentos conocidos:

  • MEP, (Propulsor de plasma electrostático de gradiente magnético) este es un sistema de propulsión electromagnético novedoso
  • SkyPad, un sistema de cámaras y unidades de procesamiento gráfico (GPU) que permitían una mejor determinación de la órbita entre otras cuestiones. 
Foto del aparato aterrizado en la pista de más de cuatro kilómetros de largo. Construida inicialmente para alojar el aterrizaje del enorme STS de la NASA.

La nave ha aterrizado esta madrugada (alrededor de las 5 de la mañana hora local). Debido al boom sónico producido por la reentrada, muchos locales se asustaron, siendo este percibido en un área de alrededor de más de 30 kilómetros desde el centro espacial Kennedy. Este ha sido el lugar escogido para aterrizar el pequeño vehículo debido a la naturaleza militar del área que permite que no se filtre ningún tipo de información sobre la nave, más allá de la que ya se ha hecho pública.

Martín Morala Andrés