NASA desvela su muestra del asteroide Bennu: contiene los componentes básicos para la vida

osirisrex bennu full

La muestra del asteroide Bennu, de 4.500 millones de años, traída por la NASA, contiene altas concentraciones de carbono y agua, posiblemente los bloques de construcción de la vida en la Tierra.

nelson tagsam shot b

Una muestra recogida en el asteroide Bennu, de 4.500 millones de años de antigüedad, contiene abundante agua y carbono, materiales vitales para la formación de nuestro planeta, según reveló este miércoles (11.10.2023) la NASA. 

El hallazgo ofrece una prueba más de la teoría de que las bases de la vida en la Tierra se sembraron en el espacio exterior. 

“El primer análisis muestra muestras que contienen abundante agua en forma de minerales de arcilla hidratada”, dijo Bill Nelson en un acto con la prensa.  

“Se trata de la mayor muestra de asteroide rica en carbono jamás devuelta a la Tierra”, añadió, con el carbono contenido tanto en forma de minerales como de moléculas orgánicas. 

OSIRIS-REx

La misión OSIRIS-REx recogió rocas y polvo de Bennu en 2020, y una cápsula que contenía la preciada carga regresó con éxito a la Tierra hace poco más de dos semanas, aterrizando en el desierto de Utah. 

Ahora se está analizando minuciosamente en una sala blanca especializada del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston. 

OSIRIS-REx no fue la primera misión en encontrarse con un asteroide y traer de vuelta muestras para su estudio: Japón lo consiguió en dos ocasiones, devolviendo trozos de guijarros espaciales en 2010 y 2020. 

Pero la gran cantidad de material (unos 250 gramos, frente a los 5,4 gramos que devolvió la Hayabusa2 japonesa) es una diferencia clave.  

67012264 906
Los equipos de conservación procesan la cápsula de retorno de muestras de la misión OSIRIS-REx de la NASA en una sala blanca. Imagen: Keegan Barber/UPI/IMAGO

Asteroide Bennu

La NASA eligió Bennu porque cree que asteroides similares podrían haber traído a la Tierra componentes orgánicos junto con agua a través de colisiones hace miles de millones de años. 

La órbita de Bennu, que se cruza con la de nuestro planeta, también facilitó el viaje de ida y vuelta en comparación con el Cinturón de Asteroides, situado entre Marte y Júpiter. 

Hasta ahora, los investigadores no han centrado sus esfuerzos en la muestra principal, sino en las “partículas adicionales”, descritas como polvo negro y restos que recubren el colector de muestras. 

Mucho material de estudio

En octubre de 2020, cuando la sonda OSIRIS-REx disparó gas nitrógeno contra Bennu para recoger su muestra, una solapa destinada a sellarla se atascó con un trozo de roca, permitiendo que parte del material más fino fluyera fuera del colector sin escapar del todo.  

“El mejor ‘problema’ que podemos tener es que hay tanto material que estamos tardando más de lo que esperábamos en recogerlo”, declaró Christopher Snead, jefe adjunto de conservación de OSIRIS-REx, en un comunicado. Más adelante se inspeccionará el resto de la muestra. 

3 lauretta bennu particle jets 0 0
Vista del asteroide Bennu expulsando partículas de su superficie el 19 de enero de 2019. / NASA/Goddard/Universidad de Arizona/Lockheed Martin

El cinturón de asteroides

Se cree que Bennu se formó a partir de fragmentos de un asteroide mayor del cinturón de asteroides, tras una colisión masiva ocurrida hace entre mil y dos mil millones de años. 

Los datos recogidos por la nave revelaron que las partículas que componían su exterior estaban tan poco compactadas que, si una persona pisara la superficie, podría hundirse en ella, como si pisara un pozo de bolas de plástico. 

Además de la información científica, un mejor conocimiento de la composición de Bennu podría resultar útil si la humanidad necesitara alejarlo. 

Según la NASA, si bien no hay ninguna posibilidad de que choque con la Tierra hasta mediados del siglo XXI, las probabilidades aumentan a 1 entre 1750 desde entonces hasta el año 2300.