La guía para saber que nos espera en el espacio en 2023

El año pasado tuvimos mucha actividad relacionada con todos los cohetes que iban y venían. Empezábamos el año con la travesía del James Webb hasta el punto de Lagrange 2 donde ahora reposa y lo terminamos con nuevos desastres europeos. Un año de no parar donde la estrella fue el programa Artemisa y su misión inaugural. Así como las imágenes del James Webb

El programa Artemisa en 2023

Este año el programa Artemisa entra en modo de reposo y la actividad pasa al programa CLPS. Este otro proyecto de la NASA está enmarcado dentro de Artemisa, pero, por el momento, no guarda relación con las misiones tripuladas de este.

Este programa enfocado a lanzar aterrizadores privados transportando distintas cargas que la NASA o cualquier otra institución quiera poner en la superficie lunar.

La primera misión de este no se hará esperar apenas nada de tiempo con además uno de los grandes acontecimientos del año.

Módulo Peregrine. Fuente: Astrobiotic

El lanzamiento inaugural del Vulcan y la carrera por los cohetes de metano

Si bien 2022 se despidió cerrando la carrera por lanzar el primer cohete propulsado por metano. El fallo del Hyperbola 2 deja abierta la puerta tanto al Vulcan de United Launch Alliance como al Terran 1 de Relativity como a la Starship de SpaceX para ser los primeros cohetes de metano en alcanzar la órbita terrestre.

Actualmente, el Terran 1 está casi listo para el lanzamiento. Pero, aparentemente, y atendiendo al histórico, el que más probabilidades tiene de ser el primer cohete de metano en llegar a órbita sería el Vulcan. Muy por detrás en la carrera se encuentra la Starship.

Además, la primera misión del Vulcan transportará una carga bastante notable. El módulo de aterrizaje Peregrine de Astrobiotc, o en lenguaje más mundano, la primera misión del programa CLPS.

En esta primera misión, tanto del Vulcan como del Peregrine hay que estar atento a varios factores. El primero, el funcionamiento de la nueva etapa Centaur V del cohete lanzador. Esta legendaria etapa entra en la que aparentemente será una de sus últimas iteraciones tras más de 50 años de historia. Aunque no es la primera vez que se da por muerta a esta leyenda de la exploración espacial estadounidense y acaba volviendo de la tumba.

Te interesa: ¿Por qué seguimos usando motores de hace 60 años en la carrera espacial?

Pero ese es solo el primero. Antes del encendido de la segunda etapa, los motores principales de este cohete son los BE4, con origen Blue Origin.

Tory bruno, CEO de United Launch Alliance posa orgulloso junto con una de las primeras unidades de vuelo enviadas a su empresa. Fuente: RRSS\Tory Bruno

Estos nuevos motores de methalox emplean gas natural licuado. La diferencia es nimia a la hora de hablar de ello, pues el metano compone el 80% del gas natural.

Este nuevo cohete viene a sustituir a dos cohetes que han supuesto mucho en el programa espacial estadounidense, el Atlas V y el Delta IV. Lanzará buena parte de las misiones secretas estadounidenses de aquí a finales de 2030. Además, será el encargado de lanzar dos o tres naves a la estación espacial internacional. La dream chaser, de carga, este mismo año. La dream liner a mediados o finales de la década, que aún está por confirmar, aunque se da por hecho. Y quizá se deban reservar vuelos en este cohete para la Cygnus XL. La invasión de Ucrania ha arrasado la línea de producción de la primera etapa del Antares, el cohete que hasta ahora empleaba para llegar a órbita la cápsula. Y sin saber cuando llegará el sustituto producido por Firefly aerospace quizá necesiten de este cohete o del Falcon 9 algún tiempo.

Este año promete ser benigno con las empresas clásicas del sector. Boeing por fin lanzará su CST-100 Dreamliner con 2 astronautas a bordo a partir del segundo semestre. Y la Dreamliner promete traer de vuelta los mejores recuerdos del transbordador espacial hacia las mismas fechas.

La dream chaser será la primera nave alada en ir al espacio desde la retirada hace más de una década del transbordador espacial. Fuente: Sierra Naveda Space

El trono de SpaceX no temblará

De todos los cohetes previstos para este nuevo año, ninguno va a rivalizar con el Falcon 9, menos aún con el Falcon Heavy.

Sin embargo, tampoco se espera un gran año para la compañía estadounidense. Se seguirá focalizando en lanzar su mega constelación Starlink. Seguramente con la inclusión de cada vez más unidades de la segunda generación y de su versión militar, Starshield.

Lo más importante para la empresa, lanzar el sistema Starship-Super heavy ha realizado la sorprendente cantidad de 0 tests de vuelo este 2022. Teniendo en cuenta la devoción de Musk por explotar cosas, sería sorprendente que este año tampoco volase nada. Pero después de un año sin avances significativos visibles en el desarrollo, todo es posible.

JUICE siendo desplazada a una sala blanca en preparación de una batería de pruebas. Fuente: ESA

Europa muy mal en cohetes, muy bien en sondas

Este 2023 verá una crisis extremadamente grave en cuanto a los lanzadores gubernamentales europeos. La negligente gestión de Arianespace conduce a un año aciago para Europa. Aun así, varias sorpresas nos aguardan, por un lado, PLD Space está listo para un primer lanzamiento de su Miura 1. Este, como muy pronto sucederá en abril, aunque seguramente aún sufra fuertes retrasos, perfectamente normales en la industria. Como nota, aportó una media de algo menos de 6 meses en los últimos años de las empresas estadounidenses de nueva factura para lanzar sus cohetes desde que están en la rampa de lanzamiento.

No es la única startup europea a la que hay que seguir el ritmo. Sin embargo, si alguna de las más avanzadas, RFA por ejemplo, intentan un lanzamiento, será muy hacia finales de año. Por lo que aún es pronto para aventurar nada. Pero si se quiere mantener al día, las empresas a seguir son la ya mencionada RFA, OHB, Orbex e Isar. Y sin duda, algún titular dejarán este año con sus pruebas.

El consuelo lo encontramos en las sondas. La impresionante sonda JUICE copará titulares en su lanzamiento a principios de abril. Esta sonda despegará en el último vuelo del Ariane 5 rumbo a Júpiter. Su misión: explorar las lunas con hielo o agua del gigante gaseoso.

Su peso habla por sí misma, con más cinco toneladas de peso al lanzamiento es tan pesada como los dos anteriores orbitadores de Júpiter juntos. Sus observaciones ayudarán a aclarar muchas dudas con estas lunas, especialmente del océano subterráneo de Europa. Que mejor forma de encontrar vida en esta espectacular luna que con una misión europea.

Muchas menos noticias ocupará el telescopio Euclid. Aunque su misión sea muy interesante también. Su misión es desentrañar la geometría del universo, en un nuevo esfuerzo por encontrar la materia oscura y la energía oscura.

Principalmente, lo hará estudiando el corrimiento al rojo y su relación con la distancia a galaxias y cúmulos de estrellas lejanos. También estudiará el comportamiento de estructuras estelares cuando se acercan a un nivel cercano a 2 de corrimiento. Esto equivale a mirar 10 mil millones de años atrás en el universo. 

Imagen promocional de la misión MMX japonesa. Fuente: JAXA

El continente asiático promete dar guerra

Japón reserva su gran misión MMX para 2024, cuando se abre la ventana de lanzamientos de Marte. Pese a ello, este año promete debutar su nuevo cohete, el H-3 que es una continuación de su fiable H-2.

La India parece dispuesta a dar el todo por él todo este año. 

Te interesa: El ISRO: la agencia espacial india que construye el próximo transbordador espacial

Tras un brusco parón después de la pandemia de COVID-19 el ISRO apuesta en 2023 por varias misiones críticas.

Por un lado, lanzarán el telescopio solar Aditya-L1. Este será el primero de la India y está algo limitado de capacidades técnicas. Aun así sigue la herencia dejada por las sondas Mangalyaan y Chandrayaan 1 que portaban instrumentos dedicados a estudiar la corona solar desde Marte y la Luna respectivamente.

De su avión espacial deberíamos tener noticias pronto, se deberían realizar pruebas de aterrizaje con él en el primer trimestre del año.

No serán las únicas pruebas que hará a principios de año el ISRO. Los dirigentes políticos de la India quieren tener lista su cápsula tripulada Gangayaan para el próximo año. Para cumplirlo se esperan pruebas relacionadas con el sistema de aborto en vuelo más en semanas que en meses. Aun así, un lanzamiento tripulado de la cápsula el próximo año es irrealista. Pero si podríamos verla ejecutando un vuelo de prueba sin tripulación el próximo año.

Además se espera que finalmente la misión Chandrayaan 3 alce el vuelo en dirección a la Luna. Esta misión propuesta tras el fracaso de los módulos de superficie de la Chandrayaan 2 y planea llevar un lander y un rover a la superficie de nuestro satélite. Ambos sistemas son sencillos, pero cumplirían una misión bastante ambiciosa

Por parte de Corea del Sur tras un año intenso con el lanzamiento de su primera misión a la Luna y de su nuevo cohete nacional, se espera bastante calma. Aunque de Danuri (su satélite lunar) deberíamos ver algunas imágenes espectaculares como las que han empezado a llegar ya.

Una foto que ha enviado Danuri desde la órbita lunar en la que se encuentra desde hace menos de un mes. Fuente: KARI

El tigre chino aparentemente tampoco afronta un año muy cargado

Veremos rotaciones rutinarias a bordo de su estación espacial y quizá, el lanzamiento de un telescopio espacial similar al Hubble. Este podría acoplarse a la Tiangong para que se realizasen reparaciones o mejoras de forma similar a como el Hubble era reparado por el transbordador espacial.

Martín Morala Andrés

Licencia de Creative Commons
¡Esta es una licencia de Cultura Libre! Nuestra publicación está bajo una Licencia de Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional.