Por qué es importante invertir en ciencia y no se hace

La ciencia es el motor de la innovación. Con una inversión adecuada en esto, una sociedad puede crear soluciones innovadoras y mejorar su bienestar, tanto a nivel individual como colectivo. Esto también ayuda a crear una fuerza laboral más altamente cualificada que puede contribuir a la economía local y global. Invertir en ciencia también contribuye a la solución de muchos de los problemas globales a los que nos enfrentamos hoy en día, como el cambio climático, la pobreza, los desastres naturales y la salud. Es la herramienta clave para desarrollar soluciones sostenibles a estos problemas.

Octavio Alonso

En los últimos años, ha habido una tendencia creciente en la inversión de los países en ciencia y desarrollo, pero aún así, el monto de la financiación es mucho menor de lo que debería ser. Esta falta de fondos ha tenido un impacto negativo en los avances científicos y en nuestra calidad de vida.

Por un lado, los descubrimientos científicos tardan mucho más en llegar a la aplicación práctica. Esto significa que no hay suficientes recursos para financiar proyectos de investigación e innovación, lo que limita el potencial para descubrir nuevas cosas. Además, también frena el desarrollo de nuevos medicamentos o tecnologías, muchas enfermedades no se pueden tratar, muchas tecnologías no pueden desarrollarse y muchos problemas no se pueden resolver.


La austeridad en un tema tan importante provoca un impacto negativo en el desarrollo económico de un país. La investigación y el desarrollo científico son clave para la creación de empleo, la innovación y la competitividad. Sin inversión en estas áreas, los países se quedan atrás en la carrera global y no son capaces de crear productos y servicios innovadores y competitivos. Los gobiernos deben asignar más recursos a la investigación, así como al desarrollo de infraestructuras científicas que permitan innovar y hacer nuevos descubrimientos.

España por el buen camino, México y Colombia suspenden

  • En España, el Ministerio de Ciencia e Innovación cuenta en 2023 con el mayor presupuesto en I+D de su historia. El presupuesto del ministerio alcanza los 3.991 millones de euros y crece casi un 4% respecto al año anterior y casi duplica la inversión directa en ciencia e innovación desde 2020, con un incremento del 98% en solo tres años.
    Son números importantes, pero teniendo en cuenta de donde venimos, aún parecen altamente insuficientes.
  • Por su parte, los últimos datos públicos de México no son para presumir. Investigadores señalan una disminución del presupuesto para ciencia, tecnología e innovación. Para 2023, el actual gobierno ha destinado a ciencia y tecnología el 0.42% del Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo de lo requerido para un país que cuenta con casi 130 millones de habitantes. El rezago de México en ciencia y tecnología ha sido consistente en los últimos 40 años, y sin importar el partido político en el poder, todos han menospreciado la importancia de estos sectores como motores del desarrollo económico y del bienestar social y cultural.
  • En Colombia, la comunidad científica mostraba su preocupación por los planes del gobierno de Gustavo Petro para la inversión en ciencia en 2023, siendo esta cartera ministerial la que recibía el menor presupuesto. Se presupuestaron $401.000 millones de pesos colombianos, unos 78 millones de euros. Parece de chiste, es una cantidad ridícula para un país que intente aspirar a algo en el campo científico.

Educación y becas apuntalan el futuro

Las becas son un insumo indispensable para la ciencia. Estas ayudan a los científicos a obtener recursos financieros para llevar a cabo sus proyectos de investigación y, de esta manera, mejorar el manejo de los conocimientos, innovación tecnológica y, como resultado, desarrollo socioeconómico.

Los gobiernos deben apoyar la educación y los programas de becas para la formación de científicos para asegurar el futuro. Esta no es una cuestión menor, es un pilar fundamental para el desarrollo científico, que como ya hemos subrayado es directamente proporcional a lo más importante que aspiramos, tener una buena calidad de vida.

En conclusión, la inversión en ciencia es una inversión inteligente para todas las sociedades. Esta contribuye al bienestar, al desarrollo económico y social, y a la solución de problemas globales. Además, nos ayuda a comprender mejor el mundo y a tomar decisiones informadas. Por todas estas razones, hacer crecer el presupuesto en ciencia es necesario para el futuro, y vamos a un ritmo muy lento, claramente insuficiente.

Licencia de Creative Commons
¡Esta es una licencia de Cultura Libre! Nuestra publicación está bajo una Licencia de Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional.