SpaceX: todos los problemas de la Starship hasta su autodestrucción

portada 2

El evento del año se ha saldado con una espectacular explosión. El lanzamiento de la Starship era un acontecimiento esperado desde hace mucho. En los años que SpaceX ha desarrollado las instalaciones ha habido decisiones que han suscitado mucha polémica. ¿Han sido acertadas? ¿Han tenido razón los detractores de la improvisación que parecía guiar las construcciones?

Motores off
Imagen en la que se ve abajo a la izquierda los motores apagados según la telemetría y en el cohete se aprecian las zonas negras que corresponden a los motores apagados. Fuente: SpaceX

La trinchera de fuego

Una decisión que causó mucha polémica era la inclusión, o más bien la no inclusión, de una trinchera de fuego en la rampa de lanzamiento orbital. Este elemento físico se utiliza para alejar las llamas del cohete. Pero más importante, para evitar que las ondas de choque supersónicas generadas por la primera de la Starship al encender los motores reboten en vertical.

Estas peligrosas ondas de choque en el mejor de los casos pueden dañar los motores. En el peor pueden producir una separación del flujo que llevará a la explosión de uno o varios de los motores y puede causar que la llama ascienda. Si la llama asciende por él, acabará por inflamar los combustibles a bordo, causando una explosión catastrófica de todo el vehículo.

El equipo de SpaceX ha tenido suerte. En el despegue, la ausencia de esta trinchera de fuego aparentemente solo ha sido responsable de la perdida de tres motores. Estos se habían perdido incluso antes de que el cohete abandonase la plataforma de lanzamiento, según la telemetría mostrada por la empresa.

restos volando
Imagen con restos saliendo disparados de la base del cohete. Fuente: NASA Space Flight y Pedro Leon

La ausencia de la trinchera de fuego se puede vincular con facilidad al enorme agujero dejado en el suelo debajo de la Starship en el lanzamiento. Dejando al aire unos cimientos que se encontraban varios metros bajo tierra.

La plataforma de lanzamiento ha sufrido unos daños muy severos, aún hace falta investigación para saber hasta qué punto. Pero, ya corre el rumor de que no se verá un nuevo intento de lanzamiento hasta al menos el año que viene. A priori puede parecer mucho tiempo, pero deben recoger muchos restos, eso que se haya visto. Y construir algún sistema mitigador de las ondas de choque que no será un proceso rápido tampoco.

Y eso asumiendo que no sea necesario replantear por completo la rampa de lanzamiento orbital, obligando a la construcción de una nueva entera. Si fuera necesario este extremo, aparte de costoso en términos económicos es probable que se requieran al menos nueve meses solo en la construcción. A los que se unirían varios más de pruebas antes de estar listos para un nuevo intento de lanzamiento orbital.

Aboard losetas
Imagen a bordo del cohete con los motores aparentemente encendidos durante la maniobra de rotación. Ademá se aprecian daños severos en el sistema de protección térmica formado por losetas ablativas, esto hubiera destruido a la Starship en la reentrada.

Lo más espectacular del lanzamiento fue el momento en que el cohete al completo inició la rotación necesaria para la separación de etapas. La Starship emplea un novedoso sistema que separa las etapas por fuerza centrífuga. Esta fuerza es la que te impulsa hacia fuera al tomar una curva en un coche y es más intensa cuanto mayor es la velocidad angular (de giro).

Sin embargo, el cohete no fue capaz de lograr una separación exitosa. Las causas de esto pueden ser diversas, se ha especulado con dos motivos principalmente:

  • Un colapso de la estructura entre etapas. En la imagen sí aparenta haber algún tipo de daño, pero no es posible certificar la causa solo con esa iamgen.
  • El apagado de los motores de la primera etapa falló. Se observa que los motores, no es seguro si todos, siguen encendidos mientras se producen la rotación. Debido al impulso generado por estos, la fuerza centrífuga no habría sido capaz de separar el cohete.
Interstage
Imagen de la estructura inter etapas dañada. Fuente: SpaceX

Estas son una conclusiones preliminares, y sin acceso a la mayor parte de las imágenes y a todos los sensores del cohete es muy aventurado aseverar las causas de los fallos. Sin embargo, hay fallos visibles con más o menos calidad que deberán subsanar antes del siguiente intento de lanzamiento. Especialmente grave es el problema de las instalaciones de lanzamiento que se han demostrado insuficientes para al Starship.

Martin Morala Andres