New victim of the moon race: Peregrine is destroyed in the Earth's atmosphere

nTt5pCQHTRuTazNmFCXJEC

La sonda Peregrine de Astrobotic, lanzada el pasado 8 de enero de 2024 a bordo del cohete Vulcan, sufrió un grave problema que comprometió su intento de aterrizar en la Luna. Una fuga de combustible provocaría no solo dificultad en mantener una correcta orientación de la nave, sino también cambiaría su órbita hasta ser quemarse en la atmósfera sobre el Pacífico Sur alrededor de las 20:59 UTC.

Fotografía de la Tierra en fase creciente vista desde una cámara a bordo de Peregrine a pocas horas de su destrucción en la atmósfera sobre el Pacífico Sur.

Crónica de una catástrofe

Pocas horas después del lanzamiento, Astrobotic reportó un problema al orientar la nave hacia el Sol. Generando preocupación por la inminente descarga de las baterías, los ingenieros pasaron más de 24 horas de trabajo continuo para rescatar la sonda. Posteriores análisis confirmarían un fallo crítico en el sistema de propulsión, eliminando cualquier posibilidad de aterrizar en la Luna.

Pese a los sorprendentes esfuerzos por alargar la vida útil de Peregrine y obtener ciencia de los experimentos científicos, la fuga de combustible alteró la trayectoria hasta alcanzar un perigeo negativo y quemarse en la atmósfera terrestre.

Peregrine Re Entry 011724
Diagrama de la elipse de posible impacto de los restos de la sonda lunar Peregrine. Créditos: Astrobotic.

Aunque se tenía la posibilidad de corregir la órbita y esquivar la Tierra, Astrobotic prefirió destruir la nave, en un esfuerzo por evitar la contaminación de la Luna y el espacio. Desarrollando un plan para ajustar la trayectoria y evitar que los restos caigan cerca a zonas habitadas.

Francisco Andrés Forero Daza
Follow me 😉